Maloclusión dental: qué es y cómo tratar uno de los problemas dentales más comunes del mundo

La maloclusión dental es uno de los problemas más comunes de la salud oral. Tiene que ver con la forma en la que los dientes están situados y afecta a la mordida. La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha cifrado el número de población afectada en un 85% en algunos países.

Si eres una de esas personas que tiene una mala mordida, en este artículo te vamos a explicar todo lo que tiene que ver con una mala oclusión dental. Si estás preocupado por el tema, debes saber que muchas de estas maloclusiones son tan pequeñas que no es necesario ningún tratamiento. Para los casos más graves, cuando antes te pongas en manos de un profesional, mejor.

Conceptos previos que debes conocer

Antes de meternos en profundidad con el tema de las maloclusiones, hay algunas definiciones que creemos que debes saber para comprender mejor el artículo.

Modelos yeso

¿Qué es la oclusión?

La oclusión se refiere a la relación en la que se engranan las arcadas superior e inferior de la boca. En otras palabras: es la forma en la que muerdes.

La oclusión es correcta cuando todos los dientes están alineados y las relaciones con sus vecinos y contrapartes son adecuadas. El término para designar una oclusión incorrecta se llama maloclusión.

arcada, forma de arco que toman los dientes en su posición en los maxilares

¿Qué es una arcada dental?

La palabra arcada dental se refiere al lugar donde se alojan los dientes en la boca. El término deriva de la forma de arco que toman las hileras de dientes siguiendo la forma de los huesos maxilares.

La boca está compuesta por dos arcadas: una superior y otra inferior. Ambas están relacionadas con sus debidos maxilares.

¿Qué es una hemiarcada?

Es cuando tomas una arcada y la divides por la mitad. Cada uno de los dos lados resultantes se denomina hemiarcada.

¿Qué es la alineación dental?

La alineación dental es la forma en la que están ubicados los dientes con relación a los dientes contiguos, a los antagonistas, y al hueso del maxilar. Se dice que los dientes están alineados cuando estas relaciones guardan las proporciones adecuadas. Se habla de dientes desalineados cuando estas proporciones están alteradas.

Protrusión y retrusión

Si reconoces la boca como una cavidad que posee un adentro y un afuera, cada uno de estos términos se refiere a la posición de los dientes con relación a sus compañeros de la arcada opuesta y los labios.

  • Hablamos de protrusión cuando los dientes se encuentran adelantados o salidos con relación a su contraparte.
  • Al contrario, hablamos de retrusión cuando los dientes a los que se hace referencia están en posición atrasada o adentrados con relación a sus compañeros.

¿Qué es la maloclusión dental?

Se refiere a tener una mala mordida. Es la relación inadecuada de los dientes, bien sea con los dientes vecinos, y/o con las piezas dentales opuestas.

La maloclusión puede deberse tanto a una mala posición de los dientes con referencia a su arcada, como a un problema originado en el tamaño de los huesos maxilares y/o los dientes, o a una combinación de ambas, que pueden producir un apiñamiento dental.

Una maloclusión grave no sólo impide masticar bien o el desarrollo del habla y la fonación. También afecta el tejido de la encía y la articulación mandibular. Además, puede causar alteraciones estéticas al paciente, en ocasiones bastante graves, y es la razón principal por la que la mayoría de los pacientes consultan al especialista.

Como te hemos mencionado en la introducción, la maloclusión dental es bastante común: alrededor del 75% de los niños y adolescentes presentan un cierto grado de maloclusión, y de ellos un 37% se consideran alteraciones severas.

Corresponde al ortodoncista u odontopediatra hacer el diagnóstico, la prevención y tratamiento de todas las clases de maloclusión. Aunque en casos severos podría ser necesaria la intervención de un cirujano maxilofacial.

¿Cuáles son las causas de la maloclusión?

No existe un solo factor desencadenante de una mala oclusión dental. Las maloclusiones pueden deberse a diversas causas que podemos dividir en dos grandes grupos: factores generales y factores locales.

La herencia puede ser una de las causas de nuestra maloclusión

Factores generales

Estos factores están vinculados con situaciones externas a la boca, pero que influyen directamente en el desarrollo de los dientes y los maxilares. Entre estos se encuentran:

  • Herencia genética: en muchas ocasiones basta con observar a los padres para determinar el tipo de oclusión que tienen los hijos.
  • Medio ambiente
  • Defectos congénitos: por ejemplo tener labio leporino y paladar hendido.
  • Problemas nutricionales, que impiden el correcto desarrollo óseo y dental.
  • Hábitos anormales, como el hábito de succión, la lactancia materna durante demasiado tiempo, el uso prolongado del chupete o biberón y la succión del dedo.
  • Aberraciones funcionales, como trastornos en la deglución, interposición de lengua o labio, la respiración oral por una hipertrofia adenoides, amígdalas o rinitis crónica.
  • Posturas
  • Traumas y accidentes

Factores locales

Los factores locales son aquellas causas que se encuentran dentro de la boca y que afectan o afectarán la posición de los dientes y el desarrollo óseo del paciente. Los más habituales son:

Diastema anterior

  • Anomalías en el número de dientes: como dientes supernumerarios —cuando se forman más dientes de lo normal—, o ausencias congénitas —cuando salen menos dientes de lo habitual—
  • Anomalías en el tamaño de dientes: tenerlos muy grandes o muy pequeños, con relación al hueso en el que se albergan.
  • Anomalías en la forma de los dientes.
  • Frenillo labial anormal y barreras mucosas: pueden crear separaciones anómalas entre los dientes. Un ejemplo es el típico diastema que muestran en los dientes anteriores en algunas personas.
  • Pérdida prematura de dientes
  • Retención prolongada de dientes.
  • Erupción tardío de los dientes.
  • Erupción anormal de los dientes: durante su formación algunos gérmenes dentarios pueden cambiar su posición y hacer erupción por un camino inadecuado
  • Anquilosis
  • Caries dental: es la causa más común para la pérdida temprana de los dientes, y también puede provocar que se pierdan algunos espacios necesarios durante la formación ósea.
  • Restauraciones dentales inadecuadas.

¿Cómo se diagnostica una maloclusión?

En la mayoría de los casos son los padres de los niños, o el propio paciente, los que van al dentista porque tienen los «dientes torcidos«. Así que por lo general, el diagnóstico temprano se hace en casa cuando la persona intuye que algo no va bien.

radiografia para diagnosticar la maloclusión

Sin embargo, el diagnóstico detallado se hace en una consulta. Una vez hecho el diagnóstico profesional, el odontólogo remite al paciente a un especialista.

¿A qué especialista suele derivarnos el odontólogo en estos casos?:

  • A un odontopediatra. Es el especialista indicado para pacientes hasta los 12 años aproximadamente, con con dentición primaria o mixta. El papel del odontopediatra será clave para poder realizar un diagnóstico temprano y llevar a cabo un tratamiento enfocado principalmente en la prevención.
  • A un ortodoncista. Es el especialista indicado para pacientes con dentición permanente o en las últimas etapas de la dentición mixta, aproximadamente después de los 12 años. Es el encargado del tratamiento de la maloclusión en momentos más tardíos.

El especialista además de un examen clínico detallado que incluya aspectos hereditarios del paciente, necesita otro tipo de pruebas diagnósticas como:

  • Fotografías
  • Radiografías
  • Modelos de yeso.

¿Se puede prevenir la maloclusión?

A veces sí se puede prevenir la maloclusión, pero no siempre. Debes tener en cuenta que un diagnóstico y tratamiento prematuro marcará la diferencia tanto en el tipo de tratamiento como en el resultado final. Diagnosticar y tratar cuanto antes un caso de maloclusión severa puede transformarla en un caso leve si se hace a tiempo.

¿Cómo conseguir un diagnóstico temprano y ponerle remedio cuanto antes?

  • Fijarse en los antecedentes familiares es algo básico para lograr un diagnóstico temprano de una mala oclusión.
  • La corrección a tiempo de algunos hábitos inadecuados, como por ejemplo el de succión del dedo (máximo antes de los dos años) puede ayudar.
    El uso prolongado de chupetes y biberones puede afectar a la maloclusión
  • A veces es necesaria la intervención de alergólogos u otorrinolaringólogos para ayudar en los en casos de hipertrofia adenoides y amígdalas o rinitis alérgica.
  • Cuando se pierden dientes prematuramente, tal vez la adaptación de algunos mantenedores de espacio, podrían evitar daños irreparables a futuro, la ayuda de un odontopediatra o un ortodoncista podrían indicará su necesidad.
  • Mantener una buena higiene oral y una dieta equilibrada, rica en nutrientes, son un remedio preventivo contra muchos problemas orales, como la caries o un desarrollo defectuoso de los dientes y huesos.

¿Cómo se trata una maloclusión dental?

Aparatos removibles en niños menores para corregir o estimular el crecimiento óseo

Lo primero que debes hacer es pedir ayuda a un especialista. Todos los tratamientos para la maloclusión implican movimientos dentales y/o guías del crecimiento óseo que deben realizarse milimétricamente.

Un tratamiento mal realizado puede ser catastrófico para tu salud oral.

Una revisión periódica y a tiempo en el dentista será la mejor manera de prevenir que las maloclusiones lleguen a estados más graves. Como ya te hemos dicho, la mejor prevención y tratamiento radica en el diagnóstico temprano.

Los tratamientos de ortodoncia y odontopediatría suelen ser la mejor forma de corregir las maloclusiones.

En etapas tempranas, suelen ser necesarios poner un aparato dental. Bien sea para estimular el crecimiento del hueso que se está quedando pequeño, para mantener espacios en dientes que se hayan perdido de manera temprana o para intentar corregir algunos hábitos como la succión del pulgar.

Los aparatos tipo retenedores, Klamt, Bionator, mantenedores de espacio, rejillas para hábitos de lengua… entre otros, además de buscar los objetivos anteriores pueden, en ocasiones, promover algunos movimientos dentales menores.

A este tipo de tratamientos que buscan más el desarrollo óseo adecuado y el control de los hábitos se le conocen como tratamientos ortopédicos.

La ortodoncia es uno de los mejores tratamientos para lograr la alineación de los dientes

La ortodoncia y el uso brakets, son el mejor tratamiento cuando se trata de mover dientes directamente.

Debes tener presente que la ortodoncia, como tratamiento, no corrige defectos óseos como atrofias de los maxilares. Solo procura movimientos en los dientes que mejoren la oclusión y logren mejorar la posición de los dientes.

El tratamiento de ortodoncia será suficiente en la mayoría de las ocasiones, sobre todo en maloclusiones leves. Sin embargo, cuando los defectos óseos son grandes y no se han corregido a tiempo la única solución es una cirugía maxilofacial.

Actualmente se han desarrollado otras técnicas que han demostrado ser bastante efectivas, como el tratamiento Invisalign.

El tratamiento de invisalign , u ortodoncia invisible, consiste en unas férulas que se van ajustando gradualmente, conforme se van moviendo los dientes. El punto positivo es que evitan el uso de los molestos brackets y son muy discretas. Te invitamos a conozcas más sobre este tratamiento en nuestro artículo destinado a este tema.

Una vez corregida la maloclusión, quizás sean necesarios algunos ajustes menores como prótesis dentales o implantes para reemplazar algunos dientes, o ajustes estéticos para cerrar espacios o mejorar la forma de algunos dientes.

Finalmente, debes tener en cuenta que la fuerza que se ejerce al masticar, la lengua, los labios y la mejillas sobre los dientes, producen movimientos en los dientes durante toda la vida. Además de que los dientes tienden a volver a su lugar de origen después de haber corregido su situación con el tratamiento de ortodoncia.

Esto obliga a usar algún tipo de retenedor dental después de terminar el tratamiento. Lo elige el especialista de acuerdo a tu caso. Y será indispensable para mantener esa sonrisa que tantos dolores y dinero te han costado. Así, evitas que tu tratamiento se devuelva o en casos extremos tener que iniciarlo nuevamente.

Precios de un tratamiento por maloclusión en España

Precios de un curetaje dental en España

Con la variedad de causas, clasificaciones y tratamientos posibles para tratar las maloclusiones, también hay una gran cantidad de precios para abordar cada caso.

Debes tener en cuenta que tanto los tratamientos previos, como las pruebas para hacer el diagnóstico y los tratamientos posteriores, como los retenedores u otro tipo de rehabilitaciones que necesites, suelen pagarse por separado.

Aunque cada caso es un mundo, en la siguiente tabla te damos algunos precios aproximados del tratamiento para tratar la maloclusión. Tan sólo es una guía orientativa   y no hemos incluido los valores de los demás tratamientos complementarios como ayudas diagnósticas, tratamientos previos, retenedores y consultas extras.

TipoDefinición
Ortoconcia con brakets autoligablesEntre 3.000€ a 4.000€
Ortodoncia con brakets metálicosEntre 2.500€ y 3.000€
Ortodoncia con Brackets de Zafiro3.000€ a 4.500€
Ortodoncia Brackets CerámicosEntre 3.500€ a 4.500€
Brackets LingualesEntre 5.000€ a 7.500€
Invisalign u ortodoncia invisibleEntre 3.000€ a 5.000€
Retenedores, en en cuenta que este valor no incluye las revisionesEntre 130€ y 190€.

Como ves, la mayoría de los tratamientos para las maloclusiones son bastante caros. No todo el mundo se puede permitir pagar su precio. Por eso, si te planificas con tiempo, contratar un seguro dental es una buena opción para ahorrarte dinero. Hay mutuas que sufragan la mayor parte del tratamiento y los beneficiarios se ahorran miles de euros.

Si estás interesado, te recomendamos usar la siguiente herramienta. Te ayudará a conocer cuáles son los mejores seguros dentales para tratar las maloclusiones y contarás con asesoramiento personalizado sin ningún tipo de compromiso.

Clasificación de las maloclusiones

Hay varias maneras de clasificar las maloclusiones. Por lo general, se tienen en cuenta las alteraciones de los factores que influyen en la oclusión, como la posición dentaria, tamaño y disposición de los maxilares.

En este artículo te detallamos las dos clasificaciones más utilizadas por los expertos. Así, podrás hacerte una idea del tipo de maloclusión que sufres.

Clasificación de Angle

Es una de las formas de clasificar los diversos tipos de maloclusiones más usadas por los profesionales. Además es sencilla y práctica.Este tipo de clasificación fue realizada por un especialista llamado Angle en 1899 y aún está vigente. Esta clasificación se basa en la posición del canino —colmillo— y el primer molar con relación a sus contrapartes, ya que estos dientes se consideran como los referentes de la oclusión.

La clasificación de Angle divide la maloclusión en 7 grupos:

Sonrisa clase I

Maloclusión de Clase 1

Esta clasificación se reconoce como la oclusión dental deseada.

Se caracteriza por las relaciones mesiodistales normales de los maxilares y arcos dentales. Es la posición de los primeros molares y los caninos a la que se desea llegar cuando se realiza un tratamiento para la maloclusión.

El sistema óseo y el neuromuscular están en equilibrio y por lo general, si observas de perfil a una persona con este tipo de oclusión este tendrá un perfil recto.

Maloclusión Clase 2 división 1

Se observa que los dientes superiores sobrepasan a los dientes inferiores.Esta clasificación se caracteriza por una posición adelantada durante la oclusión del primer molar superior con relación al primer molar inferior.

Los dientes anteriores superiores se encuentran salidos —protruidos— en combinación con la inclinación hacia adentro —retrusión— de los incisivos inferiores.

Generalmente se asocia con pacientes que respiran mucho por la boca o con hábitos de lengua o de succión del dedo pulgar.

Al mirar el perfil de estos pacientes se puede encontrar, en los casos más graves, que el mentón se encuentra hacia adentro o es un poco pequeño con relación a la forma de la cara, dando una forma convexa.

Este tipo de clasificación tiene dos subdivisiones:

  • Subdivisión 1: se caracteriza por la oclusión adelantada de manera bilateral.
  • Subdivisión 2: la única diferencia con la división 1 es que esta sólo se presenta en uno de los lados.

Maloclusión Clase 2 división 2

También presenta la oclusión adelantada de los molares superiores en ambos lados,  pero es causada por una retrusión de los incisivos inferiores en vez de protrusión de los incisivos superiores.

También posee subdivisiones como en la clase 2 división 1,

  • subdivisión 1, cuando es bilateral
  • subdivisión 2, cuando es unilateral

Se observan los incisivos inferiores ubicados en una posición anormal por delante de los incisivos superiores

Maloclusión Clase 3

Se caracteriza por una relación adelantada en la oclusión de los molares permanentes del arco dental inferior en ambas hemiarcadas, con retrusión de los incisivos superiores.

El sistema neuromuscular es anormal, se encuentra una protrusión ósea mandibular, retrusión maxilar o una combinación de ambas. Al hacer una observación del perfil puedes observar una forma cóncava, con la mandíbula hacia adelante.

Este tipo de maloclusión clase III presenta una sola subdivisión. Esta tiene estas mismas características de la clase III descrita pero restringidas a una sola hemiarcada.

Clasificación según los planos de ubicación

La segunda clasificación es acuerdo a los planos de ubicación. Esta clasificación puede resultar más sencilla de visualizar por una persona que no sea experta en el tema. Se divide en 3 grupos:

Maloclusiones transversales

Se relacionan con alteraciones en el ancho de los maxilares o a problemas en las inclinaciones de los dientes.

Cuando nos referimos a una oclusión normal en una clasificación transversal los dientes inferiores se localizan por dentro de los superiores.

En el caso de las alteraciones en la oclusión dental de este tipo una o ambas hemiarcadas inferiores se ubican por fuera de la arcada superior. Esto se conoce como mordida cruzada localizada en uno o en ambos lados.

Maloclusión vertical por falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores

Maloclusiones verticales

Se refieren a la distancia en mm en sentido vertical de la cantidad del diente que cubre o espacio entre ellos medido desde el borde de los incisivos centrales superiores con relación al borde de los incisivos centrales inferiores.

La característica de este tipo de maloclusión es una ausencia de contactos de los dientes superiores e inferiores o mordida abierta o en caso contrario, a una inclinación excesiva de ellos o sobremordida.

Maloclusiones sagitales

A este tipo de clasificación pertenecen las relaciones existentes en la primera clasificación que abordamos en este artículo, la de Angle, y se refiere a la situación antero-posterior de los primeros molares permanentes y los caninos. Y sus tres grandes clasificaciones.

  • Clase I
  • Clase II
  • Clase III

A continuación te dejamos con un video que de manera gráfica explica las clases de maloclusiones que existen y te ayudará a despejar dudas.

Conclusiones

  • La maloclusión se define como una alteración del crecimiento y desarrollo normal de la dentadura y/o el hueso de los maxilares, dando como resultado una alteración en la oclusión.
  • Existen diferentes tipos de maloclusiones, relacionadas además con diversas causas. Algunas pueden prevenirse y otras no.
  • La mejor forma de prevención y el tratamiento tratamiento perfecto derivan de un diagnóstico y tratamiento temprano de la maloclusión.
  • Podrías llegar a asombrarte de la efectividad de los tratamientos en niños que apenas han comenzado el desarrollo óseo, y el ahorro de dinero que supone, comparado con el valor del tratamiento para una persona adulta.
  • El tratamiento para la maloclusión se resume en movimientos dentarios y guías y estimulación para el desarrollo adecuado de los maxilares.
  • La mayoría de las maloclusiones mejoran con tratamientos ortopédicos para guiar el sistema óseo y ortodóntico, para el movimiento de los dientes, o una combinación de ambos, y casos más severos la realización de cirugías ortognáticas o maxilofaciales.
  • No olvides el uso de los retenedores: evita repeticiones del tratamiento y retrocesos en él por negarte a usarlos.
Maloclusión dental: qué es y cómo tratar uno de los problemas dentales más comunes del mundo
5 (100%) 3 voto[s]