Muelas del jucio guía completa: Qué son y qué hacer si sientes dolor

La mayoría de nosotros las tenemos, pero para muchos aún siguen siendo un misterio: ¿por qué se llaman muelas del juicio?, ¿cuánto tarda en salir una muela del juicio?, ¿a qué edad aparecen?, ¿cual es su función?, ¿por qué a veces duelen tanto? En Dentaly.org vamos a responderte todas estas preguntas para que cuentes con toda la información y estés más tranquilo. Pero antes, trataremos de arrojar un poco de luz sobre las razones que llevan a un dentista a realizar una extracción de la muela del juicio.

Los motivos principales para sacar una muela de este tipo son las complicaciones que pueden generar en el futuro. Las complicaciones más comunes de una muela de juicio son:

  • Muela del juicio atravesada.
  • Caries.
  • Infección.
  • Dolor en la encía cuando la muela del juicio esta saliendo.
  • Alveolo seco después de la extracción.

Si notas que sufres de alguna de estas afecciones o te preocupa que puedan sucederte en un futuro, sigue leyendo para tener toda la información al respecto.

Empezaremos este artículo respondiendo a las preguntas más habituales. Luego, nos concentraremos en qué es lo que provoca el dolor de las muelas del juicio, qué se considera normal y qué no, y los motivos por los cuales deberían quitarse. En caso de que haya que extraerlas, es importante ponerse en manos de un buen dentista con experiencia. Nos evitará dolor, y aumentará las probabilidades de una extracción limpia.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS FRECUENTES

¿Por qué salen las muelas del juicio?

Es normal quitarlas. De hecho, la mayoría de la gente lo hace. Entonces… ¿Por qué nuestro organismo desarrolla algo de lo que luego prescindimos?

Una de las mejores explicaciones es que nuestros antepasados necesitaban estos dientes porque los alimentos que comían eran más difíciles de masticar que los que comemos hoy. Esto provocaba mayor desgaste en su dentadura y la aparición de nuevas piezas dentales a edad avanzada les permitía continuar con la dieta basada en alimentos firmes durante más tiempo. Sin embargo, también tenían mandíbulas más grandes que le permitían acomodar los nuevos dientes con facilidad.

Otra teoría es que la pérdida de dientes habría sido más común en el pasado, por lo que las muelas del juicio eran dientes adicionales muy necesarios para sustituir a los que se habían caído. Actualmente disponemos de técnicas avanzadas como el tratamiento de conducto y la coronilla dental, que pueden salvar un diente dañado. Incluso cuando perdemos un diente podemos reemplazarlo con un implante dental.

¿Dónde salen?

De manera más profesional, a las muelas del juicio también se las conoce como los terceros molares, ya que son el tercer conjunto de molares que aparecen. Se encuentran al fondo de la boca, detrás del segundo molar, y si el crecimiento de tu dentadura sigue un curso normal, terminarán la extensión de las hileras de dientes que ya tienes.

Dónde salen las muelas de juicio y cuántas tenemos
La falta de espacio en la mandíbula puede provocar problemas como un diente retenido o torcido

¿Cuántas muelas del juicio tenemos?

En total, son cuatro. Se encuentran a la izquierda y derecha de la mandíbula superior e inferior. No obstante, algunas personas pueden tener menos o ninguna. En algunos casos inusuales, una persona puede llegar a tener seis e incluso ocho, lo que resulta en la extracción de dos conjuntos de muelas.

¿Sucede algo malo si no tengo terceros molares?

No, y lejos de ser un signo de que careces de juicio, de hecho puede significar que estás más evolucionado. Las personas que nacen sin los terceros molares o que jamás los desarrollan, pueden masticar perfectamente y no corren el riesgo de sufrir complicaciones a las que el resto de personas están expuestas.

El dentista puede determinar mediante una radiografía si no las tienes o es que simplemente todavía no han aparecido.

¿Cuándo salen las muelas del juicio?

Se las llama así porque normalmente aparecen  a la edad en la que se supone que hemos desarrollado la noción de «juicio», que es entre los 17 y los 20 años. No obstante, es posible que salgan antes, que se mantengan escondidas por décadas hasta los 30 o 40 años de edad, o que incluso jamás aparezcan. De igual modo, puede que nunca te causen ningún problema. En ese caso no es necesario que te las quiten.

¿Duelen las muelas del juicio?

Dolor provocado por las muelas del juicio
Los terceros molares le provocan dolor a muchas personas

Aún si tus terceros molares tienen espacio suficiente para salir, es normal sentir dolor mientras salen. Uno de los síntomas más comunes de las muelas de juicio es precisamente el dolor de encías.

Más adelante en este artículo compartiremos algunos consejos para aliviar cualquier incomodidad que surja y detectar los signos de posibles complicaciones.

 

¿Hay que quitar las muelas del juicio?

Hasta hace unos años, la extracción de las muelas del juicio era una práctica casi indiscutida en algunos países del primer mundo como España. Y aún hoy, es una práctica bastante extendida.

Sin embargo, la creciente investigación en el campo odontológico ha demostrado que extraer los terceros molares como un procedimiento de rutina puede ser un desperdicio de recursos, y lo que es más grave: puede exponer al paciente a sufrir complicaciones de manera innecesaria.

En la publicación Factores para decidir la extracción de las muelas del juicio se informa que en el año 2012 la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) advirtió que ya no es recomendable continuar con la práctica de extracción preventiva generalizada, ya que en muchos casos no se justifica.

Según esta misma institución, los terceros molares afectan a dos tercios de la población. En ese mismo año, las cifras apuntaban a que  un 72% de la población  atraviesa dificultades con la erupción del tercero molar inferior y un 45% con el tercero molar superior.

El doctor Eduard Valmaseda, experto en salud dental y presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal, coincide en que las extracciones son justificadas en casos muy particulares. En una  entrevista a Infosalus explica que incluso cuando se genera un apiñamiento de los dientes o cuando hay una enfermedad en las encías es discutible la decisión de extraerlas..

Muchas personas tienen espacio suficiente en su mandíbula para que estos dientes adicionales se acomoden al salir y funcionen perfectamente durante toda la vida sin experimentar ningún problema.

Pero si estás padeciendo algún tipo de dolor, deberías consultar a tu dentista ya que las complicaciones empeorarán con el tiempo.

¿Es doloroso la extracción de una muela del juicio ?

Como en la mayoría de las cirugías de extracción dental, los dentistas usan un anestésico local para adormecer el área antes de proceder. Por eso, aunque el procedimiento puede ser incómodo, no debería doler. Eso sí: es probable que experimentes molestias en los días posteriores a medida que el cuerpo se recupera.

El proceso de recuperación puede ser doloroso si la intervención ha sido complicada, pero el ibuprofeno o el paracetamol generalmente serán suficientes para calmar el dolor. Más adelante hay más información sobre cómo paliar las molestias y el dolor después de este tipo de operación. Es importante ponerse en manos de un dentista con experiencia, que aumentará las posibilidades de una intervención limpia.

DOLOR DE MUELAS DEL JUICIO

Dolor causado por la erupción dentaria

Síntomas de la erupción de las muelas del juicio
Es normal sentir molestias en la boca cuando un diente está saliendo

El dolor generado por un diente nuevo que empuja a través de tus encías no es algo de lo que deberías preocuparte. Quizás ya te has olvidado cómo fue cuando el resto de tus dientes adultos aparecieron, pero seguro que tus padres aún recuerdan tus lloros y pataletas.

Algunos signos de que te están saliendo las muelas del juicio son:

  • Hinchazón de las encías
  • Dolor leve en la zona
  • Sensación de presión
  • Intenso dolor en la mandíbula

A veces es difícil determinar si los síntomas que estás experimentando se deben a un diente sano que está saliendo o a un problema subyacente como un diente retenido. En términos generales, el dolor oral intenso es motivo de preocupación, mientras que el dolor por la erupción dental es más leve. Si estás preocupado, consulta a tu dentista.

Dolor causado por una infección

Uno de los argumentos principales para la extracción por defecto de los terceros molares es la elevada posibilidad de aparición de caries e infecciones.

 

La ubicación de las muelas del juicio al fondo de la boca dificulta una higiene adecuada. Cuando el diente está asomando, se genera un tejido semicerrado que la retiene donde es sencillo que se acumulen bacterias y restos de comida. Esto genera una infección que puede derivar en dos complicaciones:

  • Pericoronitis: inflamación alrededor del tejido o saco que retiene la muela. Es más factible que se desarrolle en las muelas de juicio inferiores, y provoca mucho dolor.
  • Pulpitis: inflamación del nervio del diente, que se produce por una caries que se ha extendido hasta el nervio. El dolor es intenso y punzante.

Es importante tener presente que aún quienes tienen un hábito impecable de limpieza y gozan de una excelente salud oral, pueden tener problemas en mantener los dientes traseros limpios y por lo tanto, estar expuestos a la aparición de caries. Normalmente se desarrollan entre el segundo y el tercer molar, y si no se tratan pueden no solo conducir a una infección más grave, sino también a un absceso.

Una infección también puede suceder en los dientes que todavía no han brotado, especialmente si se encuentran obstruídos.

Dolor causado por una muela de juicio retenida

El problema más común con los terceros molares es que el diente quede obturado. Esto sucede cuando, generalmente debido a la falta de espacio, la pieza dental no puede acomodarse en su posición adecuada y la muela del juicio nace torcida, alineándose al resto de los dientes de manera diagonal u horizontal. Se ejerce de este modo una presión sobre el diente siguiente y con el tiempo es probable que acabe modificando la posición del resto de los dientes, torciéndolos o moviéndolos.

Las muelas del juicio completamente retenidas están recubiertas en su totalidad por el tejido de las encías, mientras que los dientes parcialmente erupcionados atraviesan la encía pero son incapaces de emerger plenamente. Es más probable que la erupción dentaria parcial provoque una infección, enfermedad de las encías o caries, ya que hay una abertura desde la cual las bacterias pueden acceder al diente.

Los síntomas de un diente retenido incluyen:

  • Dolor al fondo de la boca.
  • Dolor de mandíbula o rigidez.
  • Dolor de encías o hinchazón.
  • Dolor o sensibilidad alrededor de un diente parcialmente erupcionado.
  • Dolor de cabeza.

No obstante, una muela atravesada no siempre desarrolla síntomas o causa dolor. Incluso si una radiografía demuestra que tienes un diente retenido, si no te está generando molestias el dentista probablemente decidirá no quitarlo.

Muelas del juicio retenidas
Terceros molares provocando distintos tipos de atascamiento

Por otra parte, si a tu dentista le preocupa la posición del diente es posible que recomiende sacarlo para evitar complicaciones. No está mal pedir siempre una segunda opinión profesional en estos casos.

Uno de los motivos por los que se decide extraer el diente retenido lo antes posible es porque a medida que la persona envejece, más se desarrollan las raíces de las piezas dentales y más denso se vuelve el hueso que los sostiene. Por consiguiente, la extracción de la muela del juicio por cirugía puede ser más complicada y conducir a un proceso de recuperación más largo.

Cuando el paciente está padeciendo dolor debido a una muela del juicio torcida, la mejor solución suele ser quitarla. Pero es importante elegir un dentista con experiencia para evitar problemas en la intervención.

¿Cómo aliviar el dolor de una muela del juicio?

Si el dolor te preocupa, es posible que tengas una obstrucción o infección. No la ignores. Incluso si el dolor desaparece por sí solo no signifca que la infección se haya ido. Aún así, deberías ir al dentista.

Mientras tanto, hay otras soluciones a las que puedes acudir para aplacar el dolor, además de los analgésicos de venta libre. Entre ellos:

  • Enjuague bucal con agua salada: disuelve una pequeña cucharada de sal en una taza de agua tibia y luego enjuaga por un minuto. Reduce el dolor y la inflamación.
  • Gel anestésico: si te duelen las encías por el brote del nuevo diente, prueba con aplicar un gel anestésico oral en la zona.

    Tratamientos naturales para calmar el dolor de las muelas del juicio
    El clavo de olor, además de ser una hierba arómatica, tiene propiedades analgésicas
  • Cebolla: uno de los remedios de la abuela más conocidos es poner un poco de cebolla cruda dentro de tu boca. Corta una a la mitad y sostenla en tu mejilla interna del lado doloroso por 10 minutos o por el tiempo que te sea posible.
  • Clavo de olor y aceite de clavo: Coloca un clavo de olor entero o aplica aceite de clavo con un bastoncillo de algodón. Deberías sentir adormecimiento. Es una buena idea que lleves contigo una pequeña botella de aceite de clavo de olor para que lo uses cuando lo necesites.
  • Bicarbonato de sodio: Añade bicarbonato de sodio a tu pasta dental y aplícala sobre el diente o la encía dolorida. No solo te dará alivio sino también ayudará a desinflamar la hinchazón.

EXTRACCIÓN DE MUELA DEL JUICIO

Los dentistas suelen sacar muelas del juicio ellos mismos en su consultorio odontológico. Sin embargo, es probable que los casos más complicados se deriven a un cirujano especialista en un hospital. A través de una radiografía se puede determinar la posición del diente y de este modo planear el procedimiento para quitarlo.

Quitar muelas del juicio no es un proceso agradable, pero tu dentista o cirujano dental hará todo lo posible para que te duela lo menos posible. Por lo general, el especialista aplica un anestésico local para adormecer la zona, aunque algunos cirujanos optan por una anestesia general. Si te encuentras muy nervioso puedes solicitar algún tipo de sedación.

Extracción de un diente erupcionado

Operación para quitar muelas del juicio
Es una práctica que puede durar solo unos minutos

Antes de quitar la muela del juicio, el dentista deberá aflojarla en el zócalo o hueso alveolar. Lo hará agarrándola firmemente con una herramienta odontológica y luego meciéndola o retorciéndola. Todo lo que deberías sentir es algo de presión en el sitio.

En casos simples, este procedimiento solo lleva unos minutos.

Extracción de un diente parcialmente erupcionado o retenido

Si el diente se encuentra debajo de la línea de la encía o ha salido de manera parcial, la práctica es más complicada y puede durar un mínimo de 20 minutos.

El dentista deberá realizar una incisión en la encía para acceder al diente. En algunos casos te tendrá que sacar una pequeña cantidad de hueso y cortar la pieza dental en pedazos para que sea más fácil de sacar.

No deberías sentir ningún dolor durante el proceso de extracción de las muelas de juicio gracias al efecto del anestésico local. Si te comienza a doler, informa a tu dentista inmediatamente y pondrá más anestesia en el área.

Una vez que el diente se extrae, el médico especialista usará puntos de sutura para cerrar cualquier corte. Los puntos deberían desaparecer dentro de los 7 y 10 días siguientes sin que sea necesario que regreses al dentista.

El video a continuación explica y grafica las complicaciones que puede generar una muela de juicio atravezada, y en qué consiste el procedimiento de extracción:

Precios de la extracción de muelas del juicio

En España, la Seguridad Social ofrece un servicio médico limitado en materia odontológica. No obstante, la extracción de una muela de juicio por una infección o inflamación, está cubierta. Si bien la práctica es gratuita, es necesario tener en cuenta que se trata solo de la extracción en sí, dejando fuera las medidas a tomar con el hueco resultante y las posibles alternativas antes de decidir quitarla.

En clínicas o consultorios privados, el precio de la operación varía en función del número de muelas a quitar, y el grado de dificultad para acceder a ellas. Quitar las muelas de juicio superiores es más sencillo, por lo que suele costar menos.

En términos generales, la extracción de una muela de juicio que ya ha erupcionado y no presenta complicaciones —como por ejemplo, daño de tejidos— cuesta alrededor de 90 €.

En cambio, cuando la cirugía es más compleja y el tercer molar está completamente retenido o no ha asomado del todo, el precio sube y ronda los 120 €.

Si cuentas con una póliza de seguro dental debería cubrir al menos una parte del costo de la cirugía.

Extracción de la muela del juicio, recuperación

Por lo general, el tiempo para recuperarse completamente de la operación es de unos días a un par de semanas. Durante este periodo los pacientes pueden experimentar:

  • Boca y mejillas hinchadas

    Efectos luego de una extracción de muelas del juicio
    Es posible que no te sientas muy enérgico
  • Dolor, en especial si la práctica ha sido complicada
  • Rigidez y dolor en la mandíbula
  • Entumecimiento u hormigueo en la cara, lengua o labios
  • Un sabor desagradable en la boca

Para aliviar cualquier dolor leve, puedes tomar ibuprofeno o paracetamol. Pero en caso de que el dolor se intensifique o sangras mucho deberías hablar con tu dentista o cirujano dental de inmediato.

Otras formas de reducir las molestias y ayudar a la recuperación incluyen:

  • Presionar suavemente con un paño húmedo y frío sobre la hinchazón facial.
  • Tomarse un día o dos del trabajo para descansar.
  • Evitar actividad extenuante por varios días.
  • Usar una almohada adicional para el reposo durante la noche.
  • Evitar fumar y consumir alcohol.
  • Consumir solo alimentos blandos o líquidos por unos días.
  • Evitar masticar con la parte afectada de la boca.
  • Enjuagar con agua tibia salada o enjuague bucal antiséptico (pero no dentro de las primeras 24 hs y solo una vez al día hasta que cicatrice).
  • Finalizar el tratamiento con antibióticos, si es el caso.

En el siguiente video, puedes encontrar una explicación sobre los aspectos a considerar antes de una extracción dental y los cuidados post-operatorios que debes seguir para una pronta recuperación:

Alveolo seco

Tras una extracción, normalmente debería formarse un coágulo de sangre en el alveolo dental, es decir: la cavidad en el hueso donde solía estar el diente. La función del coágulo es proteger la zona mientras cicatriza.

Si el coágulo sanguíneo se desprende, se disuelve o no llega a formarse completamente, el hueso y los nervios quedan expuestos a bacterias e infecciones. A este tipo de complicación se la llama «alveolo seco u osteítis alveolar». Como puedes imaginar, provoca mucho dolor y además, retrasa la cura.

El mayor riesgo de desarrollar esta condición se da durante los primeros cinco días posteriores a la operación, especialmente si la extracción ha sido difícil. Tu dentista te explicará cómo proteger el coágulo de sangre de manera que tu boca pueda sanar sin complicaciones. Por lo tanto, no dejes de seguir sus indicaciones. De esta forma minimizas las posibilidades de padecer de este problema.

Fumar aumenta las probabilidades de tener alveolo seco, así como también beber con pajita. Además, deberías evitar enjuagarte la boca durante las primeras 24 hs después de la cirugía. Después de este lapso inicial de recuperación, lo mejor es enjuagarte una vez al día con antiséptico bucal o agua tibia salada hasta que la herida cicatrice.

Qué cosas perjudican la recuperación luego de quitar las muelas del juicio
Evite fumar durante el proceso de recuperación

Si notas que el dolor aumenta o no desaparece con la ingesta de analgésicos, o que tu aliento ha empeorado, consulta cuanto antes a tu dentista. Pueden ser señales que indiquen osteítis alveolar.

El alveolo seco se trata limpiando reiterada y cuidadosamente el alveolo, y revistiéndolo con gasas en las que se puede aplicar algun medicamento sedante o antibacteriano. Este vendaje deberá reemplazarse con regularidad hasta que el área haya sanado. Tu dentista puede considerar complementar el tratamiento con analgésicos o antibióticos, dependiendo de tus síntomas.

SÍNTESIS

Sacar las muelas de juicio no es un procedimiento que todos tenemos que atravesar necesariamente, pero es algo que muchas personas adultas experimentan. La extracción dental es una práctica odontológica habitual, por lo que un especialista en salud oral sabrá bien cómo tranquilizarte, explicarte en qué consiste la operación y realizarla del modo menos doloroso posible.

A pesar de que es probable que sientas molestias por unos días después de la cirugía, si sigues las instrucciones y consejos de tu dentista el proceso de recuperación será rápido.

Si estás padeciendo dolor en la zona donde se encuentran las muelas de jucio, lo más aconsejable es que hables con tu dentista. Puede suceder que el dolor solo se deba a la erupción del nuevo diente, pero si se trata de algo más serio, te alegrará haber resuelto el problema.

Muelas del jucio guía completa: Qué son y qué hacer si sientes dolor
5 (100%) 3 voto[s]