Pericoronaritis: todo sobre la inflamación de las encías durante la erupción

Imagen mujer calmando el dolor
La pericoronitis es un dolor que se presenta en el lugar en donde tus dientes comienzan a salir

Pericoronaritis… una palabra desconocida para un mal bastante común, sobre todo durante la juventud y niñez. Se trata de una afección vinculada a la erupción de los dientes, sobre todo a las muelas del juicio, aunque también se puede dar con la aparición de los primeros dientes.

La pericoronaritis suele ir de la mano de fuertes dolores y en ocasiones, puede venir acompañado de sangrado, supuración e inflamación cuando tus dientes, en especial las muelas del juicio, comienzan a salir. Te recomendamos acudir al dentista para que te indique el tratamiento a seguir y descarte otras posibles afecciones.

Se trata de una afección que se suele dar entre los veinte y los treinta años, y también en la niñez. En este artículo de dentaly.org,  tratamos el tema a fondo y te informamos de todo lo que necesitas saber sobre ella.

Consideraciones iniciales

Con el fin de hacerte mucho más comprensible la lectura de este artículo, antes de meternos en materia creemos que es importante aclarar algunos términos que te pueden resultar desconocidos:

¿Qué es el saco pericoronario?

También llamado capuchón pericoronario, es parte de la estructura que compone, y de la que se originan los gérmenes dentarios. Parte de él persiste junto a la corona del diente cuando esta está completamente desarrollada, pero no ha hecho erupción.

En una radiografía se observa como una pequeña envoltura oscura alrededor del diente. Según algunos especialista en el desarrollo dental, es su presencia la que aparentemente propicia la erupción del diente.

Causas de la pericoronaritis
La falta de espacio en la mandíbula o la formación de barreras óseas puede provocar problemas como un diente retenido.

¿Qué significa el término erupción del diente?

Se denomina erupción dental al proceso que permite, después de la formación completa de la corona dentro de los maxilares, la salida de los dientes hasta su lugar definitivo dentro de la cavidad oral.

¿Qué es un diente impactado o retenido?

La impactación de los dientes se produce cuando estos no logran hacer erupción. Generalmente es causada por cualquier tipo barrera física que obstaculiza su salida. En teoría cualquier diente puede verse afectado por esta condición, pero es más frecuente en los terceros molares mandibulares, y un poco menos que esta en los primeros molares temporales.

¿Qué es la pericoronaritis?

La pericoronaritis, también conocida como pericoronitis, es un proceso infeccioso agudo que se relaciona con los tejidos blandos que rodean la corona de cualquier diente en erupción, y se presenta especialmente cuando el diente está retenido dentro del alvéolo y por alguna razón no es posible su salida.

El proceso infeccioso está originado por la invasión y multiplicación de las bacterias en el interior del saco pericoronario.

Se presenta con mayor frecuencia durante la retención de las muelas del juicio inferiores. Así que generalmente se relaciona con personas que se encuentran entre la segunda y tercera décadas de la vida. Aunque tampoco se puede descartar su aparición en otras etapas.

La pericoronitis se presenta con mayor frecuencia en adultos jóvenes. Aunque el grupo de niños en los que está erupcionando el primer molar también presenta con una alta proporción esta afección.

Cuando un diente comienza su proceso de erupción, en la encía que lo rodea se produce presión, especialmente en casos en lo que el tejido por alguna razón es fibrosa y se hace más duro.

Entre la encía y el diente se crea un espacio, este espacio es ocupado por restos alimenticios, bacterias y otras sustancias que aprovechan estos espacios para su multiplicación y posterior generación de una infección.

Si esta afección no es tratada adecuadamente es posible que desencadene graves complicaciones. Además, puedes esperar que se repita hasta que la corona del diente haya hecho su erupción y sea liberada en su totalidad en la cavidad oral.

Tipos de pericoronaritis

Pueden presentarse diferentes tipos de pericoronaritis; estas están determinadas como:

  • Pericoronaritis aguda congestiva o serosa
  • Pericoronaritis aguda supurativa
  • Pericoronaritis crónica

¿Qué causa la pericoronaritis?

La pericoronaritis afecta en menos proporción a la gente de raza negra
Las personas de raza negra son menos propensos a presentar pericoronitis

La causa más común está relacionada con  la invasión de bacterias en el saco pericoronario, que es el espacio de tejido blando, que rodea la corona de un diente retenido. Esta propicia un ambiente ideal para la multiplicación de los microorganismos.

La invasión se produce con mayor frecuencia durante la erupción de los terceros molares. El espacio limitado y las dificultades anatómicas de este son, entre otros, los factores que dificultan su proceso de erupción.

Debajo del saco pericoronario hay un espacio que se mantiene húmedo, tibio y ofrece protección, alimentos y oscuridad; ambiente que favorece el crecimiento bacteriano.

El hecho de que haya un mayor predominio de pericoronitis en personas de raza caucásica que en personas de otras razas evidencia un factor genético en su aparición.

Las personas blancas, a diferencia de las africanas, suelen tener maxilares más pequeños, y por tanto, más dificultad para la adecuada acomodación de los dientes. Propiciando así un mayor porcentaje de dientes retenidos.

Otros factores como la mala higiene oral o traumatismos orales pueden favorecer su desarrollo.

La pericoronitis también puede originarse por un trauma del tejido blando que cubre el tercer molar inferior. Entre estos, el tercer molar superior puede traumatizar los tejidos blandos inferiores durante los movimientos mandibulares.

También se pueden causar traumas durante el cepillado o con el uso de objetos extraños dentro de la cavidad oral (lapices, cubiertos, etc).

En raras ocasiones se han reportado casos de pericoronaritis después de una endondoncia.

En algunas ocasiones la pericoronaritis también se ha relacionado con la presión que ejerce una prótesis dental durante años, en el lugar donde hay un diente que nunca hizo erupción.

Inicialmente estos dientes retenidos pueden estar a una distancia que les evita ser afectados. Sin embargo, con el tiempo, la reabsorción fisiológica del reborde hará que los tejidos circundantes se sometan a la presión de la prótesis y finalmente se produzca una inflamación.

¿Cuáles son los síntomas de una pericoronaritis?

La pericoronaritis se puede expresar de variadas formas, dependiendo de factores locales, el equilibrio del sistema de defensa del paciente y la actividad bacteriana.

Antes de explicar los síntomas que diferencian cada tipo de pericoronaritis, mencionaremos aquellos que son comunes a todas, independiente de sus causas.

  • Es más frecuente en la zona de las muelas del juicio o las cordales.
  • Trismus o limitación a la apertura bucal
  • Es común en la infancia, por la continua erupción tanto de dientes temporales como permanentes.
  • También es común entre los 20 y los 30 años por la salida de las muelas del juicio.
  • Halitosis.
  • Supuración purulenta
  • La inflamación de encías que puede extenderse a los tejidos blandos vecinos: amigdalas, oído, faringe, entre otras.
  • Capuchón pericoronario enrojecido e inflamado.
  • Dolor punzante.
  • Dificultad a la masticación.
  • Dificultad para tragar o disfagia.
  • Presencia de ganglios dolorosos: En ocasiones esta infección hace que se inflamen los ganglios de la parte inferior de la mandíbula, estos se presentan duros y dolorosos a la palpación.
  •  Malestar general: Escalofríos y fiebre

De acuerdo a los síntomas que se presentan durante el desarrollo de una pericoronaritis, es posible hacer un diagnóstico del tipo que te afecta, a continuación haremos un resumen de los síntomas más comunes de acuerdo al tipo de pericoronitis que puedes llegar a padecer.

Debes tener en cuenta que cada cuadro clínico será diferente, y no todos los síntomas se presentarán en todos los casos, estos y otros que tal vez no se mencionan puedan aparecer. Ten siempre en cuenta el diagnóstico de tu profesional antes de iniciar cualquier tratamiento. Acude al dentista ante el más mínimo indicio para salir de dudas.

Pericoronaritis aguda congestiva

Este tipo de pericoronaritis presenta dolores que se agudizan con la masticación, existe inflamación y enrojecimiento del tejido detrás del molar. Este dolor puede irradiarse a la faringe parte de la mandíbula, y a la cúspide del diente antagonista.

En el examen puede haber  una respuesta dolorosa a la palpación y es posible que sangre a la menor presión, puede palparse una adenopatía simple en la región cerca al sitio afectado.

El desarrollo de este tipo de pericoronaritis no es  igual para todos los pacientes. En algunos puede mejorar de manera espontánea mientras que para otros solo mejorará después de un tratamiento; normalmente los dolores desaparecen primero, y lentamente comienzan a  desaparecer los demás signos de inflamación.

Puedes esperar que la afección se repita hasta que la corona salga completamente. Si no es tratada adecuadamente la pericoronaritis aguda congestiva puede convertirse en una pericoronaritis aguda supurativa.

La pericoronaritis y sus fuertes dolores
La pericoronaritis puede presentarse como un dolor irradiado a los tejidos blandos próximos al lugar de la lesión.

Pericoronaritis aguda supurativa

Si presentas este tipo de pericoronaritis, tendrás dolores aún más intensos que en la congestiva. Estos dolores pueden extenderse hasta las amígdalas y el oído, haciendo que en muchas ocasiones el diagnóstico no sea el adecuado y se preste para confusiones.

Durante el examen se puede observar un enrojecimiento que se extiende al paladar y la faringe, palpación dolorosa y  salida de pus en el lugar de la lesión. Hay limitación de la apertura de la boca y dificultad al tragar. También es posible encontrar adenopatías sensibles a la palpación.

Se desarrolla de forma similar a la pericoronaritis congestiva; los periodos agudos se mezclan con estadíos con disminución del dolor. Frecuentemente puede pasar a una pericoronaritis crónica.

Nuevamente, si esta afección no es tratada a tiempo puede desarrollar una complicación más delicada y llegar a infectar  los ganglios, la mucosa y los tejidos vecinos como el paladar, la faringe, los músculos como el masetero, los espacios temporales y puede causar infecciones profundas en el hueso circundante como la osteomielitis. Es importante acudir al dentista lo antes posible.

Pericoronaritis crónica

Este tipo de pericoronaritis presenta una gran variedad de síntomas. Algunas veces puedes simplemente tenerla sin darte cuenta, ya que tendrás ausencia absoluta de síntomas. Sin embargo puede haber ocasiones en las que se presentan dolores intermitentes acompañados o no de  disminución en la apertura bucal.

Generalmente el diente está cubierto de una mucosa inflamada, sensible, con salida de un poco de material purulento.

También pueden existir síntomas que en ocasiones se prestan más para causar confusiones con otras afecciones, entre estos síntomas podemos tener halitosis, adenopatías crónicas, faringitis unilateral a repetición, gingivitis.

En la siguiente tabla podrás observar un resumen de las clases de pericoronitis y sus síntomas.

Tipo de PericoronaritisSintomas
Pericoronaritis aguda congestiva o serosaDolores con la masticación, inflamación y enrojecimiento del tejido. Dolor irradiado a la faringe, mandíbula, diente antagonista. Dolor a la palpación sangrado, adenopatías. Puede causar recidiva.
Pericoronaritis síntomas según el tipoDolor, aún más intensos que en la congestiva, inflamación. Dolores en amígdalas, oído, paladar y la faringe. Palpación dolorosa y salida de pus. Limitación de la apertura y dificultad al tragar. También es posible encontrar adenopatías.
Pericoronaritis crónicaPuede haber ausencia absoluta de síntomas, o presentar dolores intermitentes, disminución en la apertura bucal. Mucosa inflamada, sensible, con salida de un poco de material purulento. Halitosis, adenopatías crónicas, faringitis unilateral a repetición, gingivitis.

¿Qué otras enfermedades pueden confundirse con una pericoronitis de acuerdo a sus síntomas?

Como ya mencionamos, existen algunas patologías que presentan síntomas similares a los de la pericoronaritis, y si no se hace un adecuado examen podrían llegar a confundirse, entre estas patologías tenemos:

  • Algunos tipos de gingivoestomatitis como la GUNA y la herpética
  • Granuloma de células gigantes
  • Hiperplasia gingival
  • Abscesos dentales
  • Quistes de la erupción

 

¿Cuáles son las complicaciones que se presentan si no tratas una pericoronaritis a tiempo?

inchazón por absceso
Edema en cara por un absceso, una de las complicaciones que podrían presentarse si descuidas una pericoronitis

Si no tratas adecuadamente cualquier enfermedad oral eventualmente esta podrá complicarse, y la pericoronitis no es la excepción.

En algunas ocasiones pueden presentarse abscesos que a su vez eventualmente se transformarán en celulitis. Esta puede provocar no solo reacciones locales como inflamaciones delicadas, sino también afecciones sistémicas que se relacionan con fiebre y malestares generales.

Además, si el diente afectado no dispone de espacio necesario para erupcionar correctamente,  se puede correr el riesgo de que se produzcan caries en los dientes vecinos.

Una pericoronitis de larga data puede derivar en problemas como:

  •  Enfermedades del periodonto: gingivitis y periodontitis.
  •  Problemas digestivos
  • Afecciones de garganta: como faringitis, hiperplasia amigdalina y  amigdalitis.

¿Cuál es el tratamiento de una pericoronitis?

Si se sufre de una pericoronaritis  y se  realiza el tratamiento adecuado, y a tiempo, el pronóstico normalmente será bueno para el paciente y podrá retomar su vida normal sin problemas en poco tiempo. Cualquier tipo de tratamiento pretende lograr dos objetivos especiales que son:

  • Devolver el equilibrio saludable del paciente.
  • Evitar complicaciones  y secuelas.

Visita siempre a tu dentista para que te haga el diagnóstico correcto y te indique el tratamiento que debes llevar a cabo, evita complicaciones.

El tratamiento de una pericoronaritis puede clasificarse en dos tipos:

  • quirúrgico:
  • medicamentoso: con el uso de antibióticos

Tratamiento con medicamentos

analgésicos vs remedios caseros para el dolor de muelas y la pericoronaritis
Se ha optado por el uso de diferentes medicamentos en caso de sufrir una pericoronaritis

El uso desmedido de antibióticos actualmente ha desencadenado un grave problema en la población. Muchos pacientes se han vuelto resistentes a muchos de ellos, obligando a la investigación farmacológica a buscar antibióticos más fuertes cada vez.

De esta manera se ha creado un círculo vicioso, se crean antibióticos de más amplio espectro y muchas de las bacterias con el tiempo se vuelven resistentes a ellas. Así se crea una cadena que parece nunca acabar. Y que ha dado como origen un grupo de súper bacterias difíciles de controlar.

Es por esta razón que tanto los profesionales de la salud como nosotros los pacientes debemos concientizarnos de estos problemas y volvernos extremadamente responsables con su uso. Limitándolos a aquellas situaciones que realmente ameritan su manejo, y tomándolos adecuadamente tanto en dosis como en tiempo.

Luego de esta breve introducción, que suena un poco más a llamado de atención, nos centraremos en aquellos fármacos que podrían utilizarse en caso de que padezcas una pericoronaritis:

  • Analgésicos y antiinflamatorios: para la disminución del dolor y la inflamación.
  • Antibióticos: El arma contra las bacterias que han colonizado nuestro saco pericoronario.
  • Diferentes tipos de antisépticos y sustancias limpiadoras: Como clorhexidina, peróxido de hidrógeno, sustancias caústicas (aunque su uso se ha reevaluado ya que pueden causar daño a los tejidos), enjuagues con emolientes. Todos estos usados para barrer los agentes infecciosos.
  • Anestésicos: en caso de ser necesarias exploraciones, limpiezas o cirugías.

Tratamiento quirúrgico

Después de que la inflamación haya mejorado, tu dentista podrá determinar si es necesario un tratamiento quirúrgico.

Uno de los tratamientos más comunes, y que se ha practicado durante cientos de años, es el drenaje de la lesión, y puede clasificarse como un tipo de tratamiento quirúrgico menor. El drenaje puede incluir una incisión en el lugar de la lesión, cuando la lesión es cerrada.

Otro tipo de tratamiento quirúrgico comprende la eliminación del saco pericoronario con bisturí, electrobisturí o láser. El dentista valorará la necesidad de eliminar el tejido que cubre de forma parcial la pieza dentaria en erupción.

Esta es una cirugía sin complicaciones que se realiza con el fin de prevenir infecciones futuras y evita el riesgo de traumas en el tejido afectado que causa el roce con otras piezas dentales.

En caso de que el diente tenga una vía inadecuada de erupción, o no cuente con espacio suficiente para su acomodación la exodoncia del diente, especialmente en caso de tercero molares, está indicada.

A continuación te dejamos un video que de forma gráfica explica, cómo se puede ver una pericoronitis y el tratamiento quirúrgico con cirugía láser.

Tratamientos no quirúrgicos

Se han descrito algunos tratamientos no quirúrgicos, que han demostrado algunos resultados en caso de pericoronaritis excipiente o inicial, pero deben ser usadas sólo como una terapia de apoyo en casos más complicados.

Entre estos tipos de tratamiento se han descrito enjuagues locales con algunas sustancias cáusticas (con las reservas que anotamos anteriormente, por el daño que pueden causar a los tejidos), el uso de enjuagues anti-inflamatorios y una adecuada y detallada higiene oral de la región afectada.

La higiene oral es necesaria bajo estas circunstancias. Es posible que resulte dolorosa, en estos casos puedes usar algo de anestesia tópica antes de realizarla.

Bajo ningún motivo debes dejar de limpiarte, usa un cepillo suave y realiza enjuagues con sustancias que contengan  clorhexidina, o elementos antiinflamatorios como agua tibia con sal o bicarbonato.

¿Cómo prevenir una pericoronitis?

Hilo dental
Higiene bucal apropiada, uso del hilo dental, te ayudará a prevenir enfermedades orales

Definitivamente el remedio infalible contra cualquier problema de la cavidad oral, o al menos que ayuda a que no se agraven después de existir, está relacionado con una adecuada higiene.

Cuando un paciente tiene una alta prevalencia de placa bacteriana es más propenso a sufrir cualquier proceso infeccioso, y la pericoronaritis no es la excepción. Es por esto que no sobra recordarte la importancia de una detallada higiene oral como rutina diaria para mantener tu salud oral.

La primera recomendación que te dejamos es que, si notas la presencia de alguno de los síntomas que te describimos anteriormente, especialmente cuando comienza la erupción de los terceros molares, es visitar al especialista para que valore tu situación y que este determine si existe o no una infección en proceso.

Esperamos que este artículo haya aclarado muchas de tus dudas y te sirva para solucionar a tiempo, si tuvieras, un problema de pericoronaritis.

Pericoronaritis: todo sobre la inflamación de las encías durante la erupción
5 (100%) 4 voto[s]