ES
de_DEen_GBen_USes_ESfr_FR

En calidad de Afiliado de Amazon, Dentaly obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables en el programa de afiliados de Amazon. Lee más.

Gingivitis, ¿cómo evitar llegar a una periodontitis?

Escrito por
Yuliana Sandoval
Revisión médica por
Dra. Tamara García Montagne
Dra. Magdalena Leon
Revisión médica por
Dra. Magdalena León
calendar icon

¿Has notado que al lavarte los dientes te sangran las encías? Si es así, es probable que tengas gingivitis. Se trata de una enfermedad bastante común que consiste en la inflamación de encías y provoca que sangren. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) más del 75% de la población entre 35 y 45 años y más de la mitad de los adolescentes sufre algún tipo de problema gingival.

El 90% de la población española sufre gingivitis y casi el 50% llega a periodontitis. En un principio una gingivitis no es grave, aunque si no se tratan a tiempo se puede complicar y derivar en afecciones mayores como la periodontitis, que puede hacer, en casos muy graves, que pierdas los dientes. Por eso, te recomendamos que acudas a un dentista cuanto antes.

En este artículo, te explicamos qué es la gingivitis y cómo se cura la inflamación de encías, sus diferentes síntomas y los tratamientos que hay. También te damos consejos y sugerencias que te ayudarán a mantener una buena salud bucal. Mantener una buena higiene oral evitará que sufras esta afección o que vuelva a aparecer con el tiempo.

¿Qué es la gingivitis y grados de enfermedad periodontal?

Gingivitis

La gingivitis es la inflamación de las encías y se trata de la forma más leve de la enfermedades periodontales. Pero puede complicarse si no recibe tratamiento.

La gingivitis se produce cuando la placa bacteriana —un conjunto de bacterias en los dientes— no se limpia correctamente y permanece entre las encías y los dientes por un tiempo considerable, produciendo inflamación de las encías.

Si se detecta pronto, con el tratamiento adecuado se cura rápidamente. Por eso, para evitar que la enfermedad derive en males mayores, como una periodontitis, es importante acudir al dentista lo antes posible. Si una gingivitis se complica, puede convertirse en una gingivitis ulcerativa necrotizante aguda (GUNA).

A veces puede existir algo de temor ante la idea de acudir al dentista y por esta razón, muchas afecciones fáciles de solucionar se pueden complicar.

Algunas veces, esta afección está presente pero no provoca ningún dolor, así que aquí te dejamos otros síntomas de la gingivitis que te ayudarán a detectarla:

  • Encías irritadas.
  • Encías desprendidas del diente.
  • Encías enrojecidas o sangrantes.
  • Mal aliento y mal sabor en la boca.
  • Manchas blancas en las encías debido a la acumulación de placa.

Cuando la enfermedad periodontal aún se encuentra en su forma leve —gingivitis— es el mejor momento para atacarla y recobrar la salud bucal. Cada tipo de enfermedad periodontal tiene síntomas diferentes y necesitarás un tratamiento diferente según tu condición.

Lee la tabla que te dejamos a continuación para que sepas mucho más acerca de cada tipo de enfermedad periodontal:

Gingivitis

Periodontitis

Síntomas

Sangrado en las encías, enrojecidas e hinchadas, mal aliento.

Cálculos dentales, encías retraí­das, movilidad dental, pérdida de dientes y dolor al masticar.

Severidad

Inflamación de las encías.

Infección de las encí­as y tejidos de sostén (hueso alveolar y ligamento periodontal).

Efectos en la salud bucal

Si se trata inmediatamente no causa efectos a largo plazo.

Daños irreversibles a los ligamiento periodontal y en el hueso alveolar. Puede haber pérdida de dientes.

Tratamiento

Limpieza dental profesional: eliminación de sarro y placa bacteriana.
Mejorar la técnica de cepillado y uso del hilo dental.
Si es necesario, el odontólogo puede prescribir algún enjuague bucal.

Raspado y alisado radicular o cirugía para remover la infección. Posible injerto de hueso y extracciones dentales.

Prevención

Buena higiene bucal y visitas regulares al dentista.

Mantener una buena higiene bucal y revisar la presencia de síntomas de gingivitis, constantemente.

Causas de la gingivitis

Nuestra boca siempre está llena de bacterias que se alimentan de los restos de alimentos que quedan después de comer. Estas bacterias forman la placa dental, que es una capa blanquecina y pegajosa que recubre nuestros dientes y encías.

Si no mantenemos una correcta higiene oral, la placa se mete en el espacio que hay entre los dientes y encías y causa inflamación e irritación. Con el paso del tiempo la placa se va endureciendo hasta formar una sustancia más dura, de color blanco amarillento: el sarro dental, también llamado tártaro o cálculo.

El sarro es poroso, lo que hace que las bacterias puedan asentarse con mayor facilidad y se desarrollen más rápido y en mayor cantidad. Lo que causa que haya un mayor ataque bacteriano a las encías. Las hace más susceptibles a la inflamación y puede ocasionar una periodontitis.

A medida que la periodontitis se hace más grave, los síntomas van aumentando y si no se trata a tiempo, los dientes empiezan a aflojarse hasta que se caen por la pérdida de hueso que provoca esta enfermedad.

Factores de riesgo

Aunque la placa es la principal causante de la enfermedad periodontal, existen algunas personas que tienen mayores factores de riesgo:

  • Mujeres adolescentes, menopáusicas y postmenopáusicas: los cambios hormonales hacen que las encías sean más susceptibles y propensas a sufrir enfermedades. En la pubertad se produce por aumento de la respuesta inflamatoria por las hormonas sexuales esteroideas aumentadas. Además, suelen haber factores exacerbantes como la respiración bucal, mala higiene, etc. En la menopausia hay descenso de los niveles hormonales por la reducción de la función ovárica. Se descama el epitelio de la encía y hay presencia de osteoporosis (que afecta también al hueso alveolar). En mujeres postmenopáusicas existe una enfermedad llamada gingivitis descamativa. La capa externa de la encía se desprende del diente haciendo que se afloje.
  • Mujeres embarazadas: los cambios hormonales durante el embarazo frecuentemente causan sangrado en las encías y también provocan gingivitis hipertrófica localizada —llamada gingivitis del embarazo—. Consiste en el aumento del tamaño de la encía que rodea el diente y puede presentarse en un diente específico o en varios. Las encías con aumento de tamaño suelen sangrar mucho.
  • Personas con diabetes: los pacientes diabéticos la sufren de forma más potente y son más frágiles ante los ataques bacterianos y las infecciones. Es importante que se mantengan bajo control odontológico ya que la enfermedad periodontal avanza más rápido en diabéticos y puede causar complicaciones sistémicas (en todo el cuerpo).
  • Fumadores: la nicotina disminuye la irrigación sanguínea. En los pacientes fumadores, por lo general, no se presenta inicialmente gingivitis (al disminuir la irrigación, disminuye la inflamación), por lo que la periodontitis es más silenciosa en sus estadios iniciales.
  • Personas con deficiencias de vitaminas: especialmente vitamina C y B3.

Existen otros factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de los problemas periodontales:

depósitos de placa dental
  • Empastes dentales cerca del margen de la encía.
  • Restauraciones dentales mal adaptadas, incluyendo coronas y puentes.
  • Dientes torcidos, ya que son más difíciles de limpiar.
  • Una mala higiene oral, sobre todo, cuando el paciente usa brackets.
  • Algunos medicamentos como las pastillas anticonceptivas, debido a las alteraciones hormonales que producen.
  • Xerostomía.

Si te encuentras en alguno de estos grupos de personas, te recomendamos que visites de forma más habitual a tu dentista para que se pueda prevenir y tratar lo antes posible cualquier forma de enfermedad de las encías.

¿La gingivitis es contagiosa?

No. Casi todas las personas han tenido gingivitis, y se da principalmente por una falta de higiene o mala técnica de higiene. Generalmente, las personas afectadas son aquellas que ya padecen alguna otra enfermedad como por ejemplo diabetes, trastornos hormonales y que los hacen más vulnerables a las bacterias.

Lo que se puede propagar por saliva, a través de besos o contacto físico, son las bacterias causantes. Por lo general, uno ya las tiene en boca y deben darse ciertas condiciones para que se produzca la enfermedad. No es sólo la presencia de bacterias, éstas deben organizarse y crecer, y el paciente no debe removerlas durante un tiempo para que se produzca la inflamación.

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis leve se caracteriza principalmente por los siguientes síntomas:

  • Encías rojas e hinchadas.
  • Parches rojos y púrpuras en la línea de la encía.
  • Sangrado de encías: especialmente durante el cepillado, uso del hilo dental y las comidas.
  • Mal aliento.
  • Mal sabor en la boca.

Generalmente, la gingivitis no causa ningún dolor hasta que alcanza un estado muy avanzado —a diferencia de otros problemas dentales—. Esto hace que resulte muy difícil de diagnosticar, aunque las molestias a la hora de cepillarse, de forma continua, pueden ser una señal clara para acudir al dentista.

Como ya hemos comentado dejar pasar una gingivitis puede llevar a una periodontitis. Sus consecuencias son más graves, por lo que la mejor cura es la prevención. Igualmente, te contamos síntomas de periodontitis para entender lo que puede suponer.

Síntomas de periodontitis

En los estados más avanzados de la enfermedad periodontal se presentan otros síntomas que resultan más preocupantes:

  • Pérdida del diente.
  • Cambio de posición del diente (sentirás algo diferente cuando muerdas).
  • Pus saliendo del espacio entre el diente y la encía (esto indica que hay infección o un absceso).
  • Encías retraídas: la encía se desprende del diente y deja expuesta su raíz.
  • Sensibilidad dental al frío y al calor.
  • Encías de color rojo brillante.
  • Llagas grises o amarillas que aparecen en la encía, GUNA.

¿Qué hacer si te sangran las encías o sientes dolor?

Es frecuente pensar que al notar un sangrado de encías se debe a que nos hemos cepillado muy fuerte. Pero, generalmente, se debe a que las encías están inflamadas y ante un mínimo contacto sangran.
A veces, algunas personas creen que cepillando menos o con menos frecuencia será mejor para la encía, pero no es así, justamente la inflamación está dada por una falta de higiene o una incorrecta técnica de cepillado o uso de hilo dental. Lo más recomendable es que visites al dentista. Es probable que tengas gingivitis y podrás evitar que avance a una periodontitis con una buena limpieza.

Sondaje periodontal

Con la inflamación de encías, la prevención y el tratamiento a tiempo marcan la diferencia. De esta forma te evitas mayores problemas en el largo plazo y mantienes tu salud bucal.

Tu dentista usará un instrumento llamado sonda periodontal, para ver el grado de afección de tus encías inflamadas y si han llegado a una periodontitis. Mirará si tus encías se están retrayendo y buscará cualquier otro síntoma relacionado con la enfermedad periodontal.

Si tus encías sangran o sientes dolor, vete al dentista con la mayor rapidez. Después de todo, cuanto antes se atienda el problema, tendrás menor posibilidad de sufrir algún daño irreversible.

Por otro lado, el dentista te aliviará el dolor y te sentirás a gusto de nuevo.

Cómo evitar la gingivitis: prevención de la enfermedad periodontal

Para prevenir cualquier tipo de enfermedad periodontal —y la mayoría de problemas dentales— lo mínimo es mantener una buena higiene oral. Aunque algunas veces, no llega a ser suficiente ya que otros factores pueden intervenir en el avance de la enfermedad periodontal.

A continuación, te dejamos unas sugerencias que debes tener en cuenta:

Irrigador dental
  • Cepillarse los dientes después de cada comida durante dos minutos.
  • Usar el hilo dental por lo menos una vez al día.
  • Lavarse la boca con enjuague bucal antibacterial, si es necesario, y según indicaciones del dentista.
  • Usar un irrigador dental para llegar a los lugares difíciles de limpiar.
  • Cambiar tu cepillo de dientes regularmente.
  • Dedicar atención especial a la higiene bucal si usas brackets.
  • No fumar.
  • Visitar a tu dentista regularmente.

Si sientes que no te estás cepillando o usando el hilo dental correctamente, pregúntale a tu dentista cuál es la forma correcta de hacerlo. No te avergüences de hacer preguntas que puedan parecer tontas: la mayoría de las personas no se cepilla correctamente y la mejor forma de corregirlo es preguntando.

Después de todo, tu dentista debe enseñarte a mantener una adecuada salud bucal y puede recomendarte el tipo de cepillo y pasta dental más apropiado para ti.

Tratamientos para la gingivitis

El mejor tratamiento es la prevención. Por eso, la mejor solución es tener una buena higiene oral. Pero si estás empezando a notar algún síntoma de gingivitis, tienes inflamación de encías o te preocupa que tengas alguna infección bucal, lo mejor es que pidas una cita a tu dentista.

Es cierto que en las fases iniciales de esta enfermedad basta con mejorar la higiene oral, pero siempre es mejor que recibas la opinión de un profesional para salir de dudas.

En los casos más leves tu dentista te hará una limpieza dental y te dará algunos consejos para que realices tu higiene bucal de forma apropiada. Es posible que te recomiende un enjuague bucal con clorhexidina y algunos aparatos de limpieza especiales. De esta forma puedes revertir la inflamación gingival. Incluso puede realizar detartraje dental, procedimiento, mediante el cuál, el dentista quita el sarro que se encuentra sobre la línea de la encía y también la que se encuentra debajo de ella.

Si has desarrollado periodontitis, tu dentista te hará un raspado y alisado de raíz. Consiste en eliminar las superficies ásperas de la raíz para que a la placa le resulte más difícil adherirse.

En situaciones donde la enfermedad periodontal está más avanzada, se recurre a la cirugía de colgajo, la cual consiste en levantar la encía para acceder a las raíces y poder eliminar el sarro de su superficie y realizar un correcto raspado y alisado radicular.

También se puede realizar un injerto de encía. Consiste extraer encía del propio paciente (del paladar generalmente) y colocarla en aquellas zonas donde están expuestas las raíces de los dientes. El periodoncista es el especialista que hace esta cirugía. Al eliminar el tejido infectado y realizar una mejor limpieza de la raíz, es cuestión de tiempo que la encía sane.

En casos en los que se requiera colocar implantes dentales y la pérdida de hueso por la enfermedad periodontal no lo permita, se puede realizar un injerto óseo. Consiste en la colocación de hueso (generalmente artificial) para regenerar el hueso perdido.

Sin embargo, todos estos procedimientos avanzados pueden evitarse simplemente manteniendo una buena higiene bucal y visitando al dentista para tratar cualquier síntoma de la enfermedad periodontal tan pronto como aparezca.

Tratamientos caseros para la gingivitis

Cuando se trata de casos leves, puedes corregir los síntomas simplemente al mejorar tu rutina de higiene oral: un cepillado óptimo, el uso de enjuagues e hilo dental.

Escalamiento dental

Sin embargo, si no vas al dentista no puedes estar seguro de cuánto ha avanzado la infección en realidad. Recuerda que es muy probable que no sientas ningún dolor a menos que la enfermedad esté muy avanzada.

Por ejemplo, si tienes cálculos debajo de la encía, las bacterias continuarán atacando tu encía y tu hueso alveolar. Puedes tener una higiene dental muy buena, pero hay zonas de difícil limpieza, como por ejemplo la cara lingual de los incisivos inferiores, donde es muy probable que se forme sarro. En estos casos es necesario acudir al dentista para que realice una limpieza profesional.

¿La seguridad social cubre el tratamiento para la gingivitis y periodontitis?

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en España la atención bucodental de la Seguridad Social sólo cubre los tratamientos de procesos agudos odontológicos, entendiendo por tales los procesos infecciosos y/o inflamatorios que afectan al área bucodental. Así que en este sentido, dependerá del grado de desarrollo de la enfermedad periodontal. No obstante, desde nuestro punto de vista lo más rápido para tratar una gingivitis y que no derive en una periodontitis es dirigirse a una consulta dental privada y ponerse en manos de un odontólogo lo antes posible.

Como ya hemos visto, la gingivitis es una enfermedad de las encías que si no se trata a tiempo puede derivar en una periodontitis y traer muchas complicaciones. Es una afección común que por lo general suele estar ligada a una limpieza bucodental insuficiente, aunque puede haber más factores que la desencadenen. Por eso, es fundamental prevenirla y desarrollar un hábito de limpieza óptimo, con al menos dos cepillados diarios de un mínimo de dos minutos cada uno, desarrollar una buena técnica de cepillado y pasar el hilo dental con frecuencia.

¿Cómo ahorrar en tus tratamientos periodontales?

Siempre es una buena idea contar con un seguro dental para tener cubiertos los tratamientos dentales, incluidos los de periodoncia. Te dejamos una tabla con los precios de Sanitas Dental, para que te hagas una idea de cuánto puedes ahorrar:

Tratamiento

Sanitas Premium y Milenium

Sin seguro

Ahorro

Periodontograma (por arcada)

0 €

25,90 €

25,90 €

Curetajes (por cuadrante)

70,90 €

92,50 €

21,60 €

Injerto libre de encía

162,90 €

241,50 €

78,60 €

Injerto conectivo de encía

348,90 €

453,50 €

104,60 €

La relación entre gingivitis e ictus

El vínculo entre la gingivitis y el ictus ha quedado confirmado hace décadas. En 1989 los especialistas ya habían descubierto que las enfermedades periodontales pueden generar accidentes cerebrovasculares.

Te preguntarás cómo dos áreas del cuerpo que parecen aisladas, pueden no sólo tener un nexo sino que además esa relación puede derivar en consecuencias tan graves. Es más simple de lo que pensamos: la circulación sanguínea.

Ictus es el término que se utiliza para agrupar a un conjunto de enfermedades cerebrovasculares, que tienen como origen una anomalía o alteración en el riego sanguíneo cerebral. Puede tratarse de una obstrucción en un vaso sanguíneo, una rotura o una combinación de ambas.

enfermedades periodontales y accidentes cardiovasculares

Las personas que sufren de patologías periodontales, sea una periodontitis o cualquier tipo de enfermedad aguda que afecta los tejidos bucodentales, desarrollan una reacción inflamatoria crónica que puede extenderse más allá de la encía.

Las bacterias que originan la inflamación en la boca, pasan al resto del organismo circulando a través de la sangre y produciendo infección y engrosamiento del endotelio vascular (parte interna de los vasos sanguíneos). Este engrosamiento produce taponamientos de las arterias. Al obstruirse la circulación sanguínea, la consecuencia puede ser un infarto, un Ictus Isquémico (no hemorrágico) u otros accidentes cerebrovasculares.

El Comité Científico de la Sociedad Española de Periodoncia advierte que en la actualidad “una persona con periodontitis tiene 1,6 más riesgos de sufrir un ictus que las personas sanas periodontalmente”.

Este riesgo se aplica especialmente en adultos mayores, quienes normalmente tienen más problemas de salud dental.

Si bien el ictus afecta a unos 120.000-130.000 españoles cada año, es importante dejar en claro que la principal causa del ictus no es la enfermedad periodontal. Constituye un factor de riesgo, pero puede disminuirse si los pacientes siguen las indicaciones correctas para tratar el problema.

-40
%
sanitas dental
¿Buscas un seguro dental?
Con Sanitas Dental ahorra hasta un 40% en tu tratamiento
Compara precios

Preguntas frecuentes

¿Qué hacer si tengo gingivitis?

Debes pedir una cita con el dentista para que diagnostique correctamente la patología y recete el tratamiento adecuado. De lo contrario, la gingivitis podría evolucionar a una periodontitis. También es importante tener una buena higiene oral, usar hilo dental y enjuague bucal (si fue indicado por el dentista), para prevenir futuras apariciones de la enfermedad.

¿Cómo eliminar la gingivitis rápidamente?

Para curar la gingivitis y evitar que avance a una periodontitis debes acudir lo más pronto posible al dentista. El profesional de la salud realizará una limpieza dental para eliminar la placa y el sarro que causan la gingivitis. También, te podrían recetar colutorios antibacterianos y con clorhexidina. El sangrado debería desaparecer después de un par de semanas.

¿Qué enjuague bucal es mejor para la gingivitis?

La placa bacteriana es la principal responsable de esta enfermedad. Por tanto, es recomendable usar un enjuague bucal con propiedades antibacterianas. Colgate Plax, Parodontax u Oral-B Pro-Salud Clinical Protection, siempre bajo indicación médica, que explique bien el tiempo de tratamiento y la frecuencia diaria. Un uso desmedido puede ser contraproducente.

¿Qué medicamento es bueno para la gingivitis?

Para prevenir y protegerse de la gingivitis lo ideal es la higiene dental y el colutorio (con indicación médica), pero si la gingivitis ha evolucionado a periodontitis, el tratamiento puede incluir antibióticos como amoxicilina y metronidazol.

Gingivitis, ¿cómo evitar llegar a una periodontitis?
4.5 (90%) 4 voto[s]

Referencias

Revista Scielo: Enfermedades gingivales: Una revisión de la literatura. Consultado el 29 de diciembre de 2023.

Revista Scielo: Prevalencia y grado de gingivitis asociada a placa dentobacteriana en niños. Consultado el 29 de diciembre de 2023.

Revista Scielo: Tratamiento periodontal no quirúrgico en pacientes con gingivitis y periodontitis moderada. Respuesta bioquímica y microbiológica. Consultado el 29 de diciembre de 2023.

Revista Scielo: Recesión gingival: una revisión de su etiología, patogénesis y tratamiento. Consultado el 29 de diciembre de 2023.