Halitosis: todo lo que necesitas saber para acabar con el mal aliento

Halitosis o mal aliento

¿Halitosis? Seguramente la has padecido en alguna ocasión, o tal vez te ha tocado soportar la de otros. El mal aliento es una de esas cosas que todo el mundo trata de evitar, pero que en algunas ocasiones es difícil de combatir (aunque no imposible) tanto que requieren una visita al dentista.

Hay personas con un problema grave de halitosis para las que el mal aliento no sólo representa un problema social, sino también de autoestima. Otros, simplemente no son conscientes de ella.

En Dentaly.org te hemos preparado este artículo especializado en cómo prevenir el mal aliento, qué lo causa, y cómo tratar la halitosis. Esperamos que os sirva de ayuda. Pero antes de meternos en harina, hay que conocer al enemigo. Por eso…

¿Qué es la halitosis?

La halitosis se caracteriza por un olor desagradable proveniente del aliento de una persona. Puede presentarse de manera pasajera, mientras que en algunos casos persiste de forma crónica.

Se trata de un síntoma que normalmente causa estrés, vergüenza y aísla a las personas que lo padecen y son conscientes de su problema. Por lo tanto, no solo hay problemas sociales y psicológicos, sino también económicos en aquellos que lo sufren, debido a la cantidad de dinero que se ven obligados a gastar en productos de limpieza.

En muchos casos, más de los que quisiéramos aceptar, el paciente desconoce que tiene este problema. Nuestro cuerpo tiene un mecanismo que lo familiariza con sus propios olores. Generalmente las personas son alertadas de su afección por alguien cercano o al visitar al médico o dentista. Si crees que es tu caso, te recomendamos acudir al dentista lo antes posible, ya que él te ayudará a ponerle remedio.

La halitosis puede llegar a afectar el 25% de la población y según algunos estudios «hasta el 50% de las personas pudo haberla padecido en algún momento de su vida».

También conocido como mal aliento,la halitosis es, en la mayoría de los casos, el resultado de los restos de comida y bacterias que se acumulan, alrededor de las encías, los espacios de los dientes y la lengua. Incluso una boca sana y totalmente limpia, está llena de bacterias.

Y es que es en los momentos que existe una mala higiene oral, en los que las bacterias hacen de las suyas. Se crea un caldo de cultivo para su multiplicación que puede desencadenar, además de caries e inflamaciones de las encías, el desagradablemal aliento.

Aunque hay estudios que revelan que entre el 60 y el 90% de los casos de halitosis se originan en la boca también existen otras razones, fuera de la cavidad oral, a las que también se puede atribuir y hay que prestar atención.

La buena noticia es que la halitosis ha presentado una sensible reducción en los últimos años en España debido al aumento de la concienciación sobre el cuidado de la salud oral de la mayoría de la población.

Tipos de halitosis

propiedades de la cebolla para el dolor de muelas

El mal aliento se clasifica de diferentes maneras, según las causas,  el tiempo de duración, su gravedad o el lugar donde se originan.

Según el lugar en el que se origina, se consideran dos tipos de halitosis:

  • Halitosis oral: es un tipo de mal aliento originado por los factores asociados a la boca:la acumulación de placa, enfermedades de las encías, caries, hábitos alimenticios, etc.
  • Halitosis extraoral: se produce por causas ajenas a la cavidad oral. En general, se trata de enfermedades sistémicas, trastornos renales, hepáticos, digestivos, etc…

Las causas de la halitosis se pueden dividir en dos grandes grupos:

  • Patológicas: aquellas que, como su nombre lo indica, se asocian con enfermedades. Estas pueden ser tanto sistémicas como orales.
  • Fisiológicas: son factores orales que propician la halitosis pero no implican patologías. Se relacionan más con los hábitos alimenticios, la rutina diaria, los cambios normales de la edad, y la disminución en el flujo de saliva durante la noche.
  • De origen psiquiátrico o halitosis psicosomática: este tipo de halitosis se atribuye a los pacientes que creen tenerla, o que la padecieron en algún momento, pero ya no. También pertenecen a este grupo los pacientes con halitofobia, o miedo a sufrir mal aliento, que se comportan como si la tuvieran. Estas personas se aíslan socialmente o consumen exageradamente productos para reducirla.

De acuerdo a la gravedad del caso la halitosis se puede clasificar como:

  • Ligera
  • Moderada
  • Severa

Según el tiempo de duración se puede hablar de halitosis transitoria y halitosis patológica.

La halitosis transitoria se suele producir solo en algunos momentos del día, no tiene mucha duración y se relaciona con situaciones muy concretas.

La podemos atribuir a la ingestión de algunos alimentos que producen sulfatos fuertes como la cebolla, el ajo, los chocolates, el despertar en la mañana, conocida como halitosis matutina, o después del consumo de alcohol y tabaco.

También la pueden causar largos períodos de ayuno, estrés, resfriados o simplemente deberse a mala higiene oral.

Muchas veces la halitosis puede extenderse por un período largo, sin causa aparente y ser una señal de algo más serio. Esta es la llamada halitosis patológica. Se debe a afecciones de la cavidad oral como por ejemplo: inflamación de las encías, caries dental, sequedad crónica de la boca y a enfermedades sistémicas.

¿Cuáles son las causas del mal aliento?

Como mencionamos, aunque la mayoría de las causas de la halitosis se originan en la cavidad oral hay una menor proporción que se relaciona con otras afecciones. Sobre estos problemas es necesario tener cuidado especial ya que la halitosis puede ser un síntoma de enfermedades más serias.

A continuación, te informamos sobre algunas de las causas que pueden dar origen a la halitosis y algunas circunstancias en las que puedes padecerla. Te darás cuenta de que muchas de ellas se relacionan entre sí. Te enseñaremos las causas según la clasificación que hemos establecido anteriormente:

Halitosis fisiológica (no patológica)

familia con buenos dientes

La edad

Con la edad el funcionamiento de nuestras glándulas salivales se ve afectada, alterando así la calidad y la cantidad de la saliva, a pesar de tener buena higiene oral. Esto propicia el desarrollo de un aliento más intenso y desagradable, a diferencia de personas más jóvenes.

Bacterias orales

A ellas se puede atribuir la mayor cantidad de los problemas de halitosis. Las bacterias que se encuentran en la boca fermentan los alimentos y la saliva y los descomponen generando sustratos volátiles que producen mal aliento, inflamación de las encías y caries dental, entre otros problemas orales.

Mal aliento matutino

Es muy común que tengas mal aliento al levantarte. Durante tus horas de sueño la producción de saliva disminuye. Esto facilita el crecimiento incontrolado de bacterias que producen un gas con mal olor que se elimina a través de tu aliento.

La disminución en la producción de saliva

La saliva, además de cumplir un papel en el proceso digestivo, de ser limpiador, lubricador, neutralizador y oxigenador de la cavidad oral, ayuda a eliminar o disminuir los malos olores. La saliva tiene, en otras palabras, el papel de detergente natural de la boca

La boca seca o xerostomía, es una afección derivada de problemas en las glándulas salivales que reducen su producción de saliva. Puede deberse al consumo de algunos medicamentos o por tratamientos de radioterapia localizados cerca de la boca. La disminución en la producción de saliva aumenta el número de bacterias.

El cigarrillo una de las causas más comunes de halitosis

Hábitos como fumar o el consumo de alcohol

Estos crean un aliento que puedes reconocer a distancia, y que puede durar más de un día después de fumar o tomar alcohol. Aunque no lo creas también se ha detectado aliento de fumador en fumadores pasivos.

Largos períodos de ayuno

El ayuno puede ser causa de halitosis. Los ácidos que se producen en el estómago esperando digerir el alimento se expelen a través del aliento. Los pacientes que se saltan una comida, que alargan el espacio entre una y otra, o que tienen una dieta baja en calorías son más propensos a sufrir de mal aliento.

Prótesis y aparatología oral

Los aparatos de ortodoncia, ortopedia y prótesis, al igual que los empastes defectuosos, si no son aseados adecuadamente pueden acumular restos alimenticios. Estos deben limpiarse por lo menos una vez al día para evitar el olor dulzón, pero desagradable, que se genera.

La ingestión de alimentos como el ajo y la cebolla puede ser la causa de halitosis transitoria

Consumo de algunos alimentos

Sustancias procedentes de la ingesta de algunos alimentos después de metabolizarse se convierten en sustratos volátiles que llegan a tus pulmones y se expulsan por medio del aliento

Este es el el caso de la cebolla, el ajo, las comidas muy especiadas o muy picantes, el pastrami, los alimentos ricos en proteínas y las grasas. Los carnívoros suelen tener peor aliento que los vegetarianos. El contenido gástrico también puede exteriorizarse a través de un eructo o el vómito.

En estos casos, el tipo de halitosis que se produce es transitoria y con métodos de higiene oral adecuados mejorarás rápidamente.

Halitosis patológica

Mala higiene oral

Una adecuada higiene oral es una de las mejores formas de prevenir la halitosis

Cuando no tienes hábitos adecuados de higiene oral, no solo con tus dientes sino con la lengua, la parte interna de las mejillas y el paladar, hay una proliferación de bacterias en tu boca.

La presencia de restos alimenticios se convierte en un caldo de cultivo para las bacterias que se descomponen y produce mal olor.

La mala higiene oral se relaciona directamente con la aparición de caries y placa bacteriana.

Cualquier lugar en la cavidad oral que propicie la acumulación y putrefacción de los restos celulares o los alimentos puede originar halitosis. El mal olor puede originarse por una caries dental de gran tamaño, o las bolsas periodontales que permiten la acumulación alimentos en su interior.

La lengua es el lugar de nuestra boca que permite la mayor acumulación de bacterias anaerobias, y a la que se atribuyen muchos de los casos del mal olor. Por ello es importante que aprendas como limpiar la lengua correctamente.

Absceso dental puede producir halitosis

Enfermedad periodontal y gingivitis

De todas las causas de mal aliento, la enfermedad periodontales la causa más frecuente. La lengua tiende a tener peor olor si existe enfermedad periodontal. Los patógenos periodontales están asociados directamente con el nivel de halitosis.

La presencia de inflamaciones activas, supuración y hemorragias, propias de la enfermedad periodontal acentúan el proceso de putrefacción.

Otras afecciones de la cavidad oral

Estomatitis y glositis resultantes de enfermedad sistémica subyacente, gingivitis ulcerativa necrotizante, gingivoestomatitis herpética, necrosis por radioterapia y quimioterapia en pacientes con neoplasias, úlceras o aftas por inmunosupresión o traumatismos, candidiasis oral, difteria, herpangina por medicación o por déficit vitamínico.

El mal olor se origina por las fisuras o tejidos necróticos que pueden evolucionar en ocasiones a una rápida gangrena de tejidos orales y faciales especialmente en pacientes debilitados e inmunosuprimidos y con disminución del flujo salival.

glándulas salivales responsables de la halitosis

Afecciones del aparato respiratorio superior

Las enfermedades del aparato respiratorio, especialmente la parte superior, por encima de la laringe, pueden presentar, entre otros síntomas, halitosis.

Algunas de estas afecciones son: sinusitis, rinitis, neumonías, los respiradores orales, bronquitis, malformaciones que causan infecciones nasales y obstrucción nasal como paladar hendido, disfunciones de la parótida, rinorrea, carcinomas, amigdalitis, faringitis, tumores, tuberculosis, abscesos, cuerpos extraños en las fosas nasales, inflamaciones de la mucosa oral, adenoides y senos paranasales.

La halitosis en la amigdalitis aguda se considera que es transitoria. En las depresiones de las amígdalas con amigdalitis crónica se suele ir acumulando secreción en forma de pequeñas bolitas; si se presionan tienen un olor pestilente, pero no parecen ser el origen de la halitosis.

Si hay mal olor que sale también por la nariz, puede estar indicando infecciones, como sinusitis, o pólipos. Otras causas son: tumores nasales o cuerpos extraños en la fosa nasal.

Enfermedades del sistema digestivo

Los casos de halitosis por enfermedades del sistema digestivo son mucho menos frecuentes que las anteriores. Se relaciona con episodios de: gastritis simple o por Helicobacter pylori,úlceras, reflujo, diverticulitis, hernias hiatales, hemoragias digestivas, eructos y vómitos, entre otras.

También es posible que pueda presentarse una pseudohalitosis. Son casos en los que por algunos problemas digestivos las personas pueden tener la sensación de presentar halitosis sin presentarla realmente.

Enfermedades sistémicas

  • Enfermedades autoinmunes: Como la artritis reumatoide y lupus, entre otras, pueden afectar las glándulas salivales y desencadenar una boca seca.
  • Diabetes mellitus descuidada: Produce un aliento con olor a acetona que se expulsa por los pulmones. Además, de ser pacientes más susceptibbles a infecciones orales.
  • La fiebre alta: Produce deshidratación y disminución de la cantidad de saliva
  • Insuficiencia renal: Produce un olor característico a orina
  • Disfunción hepática severa: Se caracteriza por un olor dulce, que precede al coma hepático.
  • Cirrosis: Hay un olor a sangre coagulada y a huevos podridos.
  • Algunos tipos de carcinomas: Generan un olor a sangre coagulada.
  • Deficiencias vitamínicas o de minerales: Porque producen boca seca
  • Intoxicaciones: Con plomo, mercurio, bismuto y arsenicales

Halitosis psicosomática o halitofobia

En estos casos no se reporta un mal aliento real. En la mayoría de los pacientes este tipo de halitosis se relaciona con síntomas de varios problemas psiquiátricos, como por ejemplo problemas de auto-observación y de ansiedad.

Hay medicamentos que están relacionados con la halitosis

Ingestión de algunos fármacos

La halitosis en estos casos está directamente relacionada con compuestos yodados, nitrato de amilo, antianginosos, antihipertensivos, antihistamínicos, ansiolíticos, antipsicóticos y antidepresivos. Y por segunda intensión están aquellos que producen xerostomía, como los anticolinérgicos, los antineoplásicos, las fenotiacidas.

¿Cómo prevenir el mal aliento?

Como mencionamos anteriormente, una de las causas principales de la halitosis está relacionada con los malos hábitos de higiene oral. Y las medidas de prevención están directamente encaminadas a tratar este problema y cambiar algunos hábitos.

El cepillado regular de tus dientes, lengua y el uso del hilo dental o de irrigadores bucales cuando sea necesario, son un tratamiento infalible contra la causa principal de tu mal aliento.

Debes tener en cuenta que el uso de enjuagues y aerosoles para esconder la halitosis, en realidad no tendrá un gran impacto sobre su estado.

Otros factores que pueden ayudar a prevenir la halitosis incluyen cambios en sus hábitos y alimentación:

  • Evita fumar
  • No ingieras alimentos muy grasosos
  • Elude las dietas con muchas proteínas y pocas calorías
  • Evita alimentos muy condimentados o que provocan mal aliento como el ajo y la cebolla.
  • Bebe mucha agua, para aumentar la producción de saliva
  • Respira siempre por la nariz.
  • Evita consumir bebidas alcohólicas y café.
  • Visita regularmente a tu odontólogo, debes mantener tu cavidad oral sana, sin focos infecciosos, caries, enfermedades de las encías, que puedan propiciar las condiciones para que se generen malos olores.
  • Puedes usar enjuagues bucales entre cepillados, pero ten en cuenta que estos proveen una mejoría pasajera y no reemplazan una adecuada higiene oral.
  • De igual manera que con los enjuagues, aunque más afectiva, puedes usar chicles sin azúcar, estos aumentan la producción de saliva,  tienen acción bacteriostática y ayudan a la disminución en la formación de placa bacteriana.
  • Si usas algún tipo de aparatología oral, es necesario que la asees cuidadosamente, y en lo posible, excepto aparatos de ortodoncia y férulas para dormir, retíralas en la noche y ponlas en un vaso con agua y un poco de bicarbonato de sodio para disminuir la colonización bacteriana. De igual manera hazlo en el día con aquellos aparatos que debes usar toda la noche.
  • Trata de masticar adecuadamente tus alimentos, ya que cuando no los masticas lo suficiente, disminuye la producción de saliva.

Si a pesar de seguir con disciplina estos consejos tu mal aliento persiste, es necesario que visites cuanto antes a tu dentista. Puedes estar presentado un problema más grave,  y así te evita complicaciones.

Tratamientos contra la halitosis

El dentista y la halitosis

Lo que se pretende durante un tratamiento contra la halitosis de origen oral es disminuir el número de bacterias productoras del mal olor que se albergan entre los dientes, bolsas periodontales, lengua.

Si eres consciente de las causas del mal aliento, y se ha logrado determinar que tu caso no se debe a algún tipo de enfermedad diferente a la cavidad oral, la mayor parte de tu tratamiento se limitará a actuar sobre aquellos factores locales que la producen.

Halitosis fisiológica

Primero intenta seguir los consejos para prevenirlo, y si no logras mejorar, es posible que necesites ver a un especialista para que te haga un diagnóstico, evalúe sus causas y te diga cómo puedes solucionarlo.

Definitivamente, el mejor camino para erradicar el mal aliento es una buena higiene dental y que tengas tu aparatología oral en buenas condiciones.

Aunque muchos todavía se resisten a usar hilo dental, cuando lo relacionas con mal olor tienden a ser más conscientes. Se aconseja su uso por lo menos una vez al día, además de un cepillado exhaustivo mínimo dos veces al día.

La limpieza de la lengua así como del paladar debe ser igualmente una rutina diaria, tanto en la noche como en la mañana. Recuerda que la lengua se relaciona con el mayor número de casos de halitosis.

Retira y limpia al menos una vez al día la aparatología oral que usas. Pide cita al dentista en caso de que esté desadaptada para que haga las correcciones necesarias.

La halitosis matutina se origina en la boca por la disminución en la producción de saliva y mejora simplemente al cepillarte adecuadamente los dientes o con la ingesta de una manzana.

Ten cuidado con los alimentos que consumes, cuando tienes una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas, es muy saludable, pero el cuerpo metabolizará más grasa en lugar de azúcares, y la consecuencia es la halitosis.

La disminución de la ingesta de grasas y aumento de una dieta rica en frutas frescas y verduras, reduce la halitosis. Evita consumir alimentos que producen mal aliento como los ajos, las cebollas o bebidas alcohólicas.

El mal aliento que tienes después de un ayuno largo, es de origen estomacal y no cesará solo con higiene oral, es necesario que consumas alimentos para detenerlo.

Existen algunos grupos de alimentos como los cítricos -limones, naranjas-, los alimentos ricos en carbohidratos, y aquellos que tienen una gran capacidad de aumentar la producción de saliva. Estos te ayudan a neutralizar los malos olores.

El tabaco y la halitosis, mala combinación

Si sufres de boca seca o xerostomía debes beber abundante agua, no consumas bebidas con cafeína. En cuanto sea posible, habla con tu médico para suspender los medicamentos asociados o sustituirlos, si esta fuera la causa. Estimula la producción con chicles o caramelos sin azúcar.

Si presentas xerostomía hay algunos medicamentos que pueden ayudarte, aunque posiblemente no te cures por completo y tengas que tomarlos por largos períodos de tiempo. En casos extremos, la pilocarpina de 5-10 mg/día incrementa el flujo de saliva.

También puedes utilizar saliva artificial. Pero esta solo es  efectiva durante 30 minutos más o menos.

Los enjuagues son otra alternativa, aunque en realidad es poco efectiva, solo enmascaran el olor, durante un corto período de tiempo. Ten en cuenta evitar aquellos que tienen mucho alcohol ya que irrigan las mucosas orales.

Existen algunas sustancias antimicrobianas que tu odontólogo puede usar como apoyo a las terapias de higiene oral y eliminación de los factores causantes como la caries dental y las enfermedades de las encías.

Si decides úsalas preferiblemente en la noche, haciendo enjuagues durante 30 segundos, así actúa un poco más ayudado por la baja producción de saliva nocturna. Prefiere los enjuagues antisépticos, como los de clorhexidina, que duran un poco más y tienen mejor efecto contra las bacterias.

Ten en cuenta que este tipo de enjuagues deben ser manejados en conjunto con tu dentista. Entre las sustancias están: el cloruro de cetilpiridinio, el lactato de zinc, y la clorhexidina a bajas concentraciones.

Halitosis patológica

No dudes consultar a tu médico si tienes halitosis patológica de origen extraoral.

En los casos de que presentes una halitosis patológica, necesariamente debes visitar a tu dentista para que realice el tratamiento adecuado y ataque a los focos que la generan.

La halitosis patológica de origen oral está producida principalmente por la enfermedad periodontal, caries y por deficiencias en material protésico que pueden contribuir a la acumulación de restos de comida y material de desecho. El tratamiento es odontológico.

Empastes, tartrectomías, profilaxis, adecuación de aparatología, entre otros, serán los tratamientos que seguro implementará el odontólogo para tu tratamiento.

Cuando la halitosis patológica es producida por causas extraorales debes ser remitido a un médico o al especialista correspondiente. Ellos deben determinar la causa y establecer el adecuado plan de tratamiento.

En muchos de estos pacientes las secciones de higiene oral pueden ayudar un poco en la disminución del mal aliento pero no lo erradica completamente.

En casos de infecciones será necesario el uso de antibióticos sistémicos. Por ejemplo, cuando hay infecciones o inflamaciones en estructuras vecinas, como la amigdalitis, sinusitis, rinitis, laringitis, basta con tratarlas para esperar mejoría.

En casos de reflujo gástroesofágico, enfermedades de las amígdalas y de los senos paranasales o de la nariz propiamente dicha, será necesario que consultes con un otorrinolaringólogo para que pueda establecer un adecuado plan de tratamiento.

Cuando existe una afección en la vesícula biliar la disminución en la cantidad de grasa que ingieres puede ayudarte a mejorar.

Halitosis psicológica y halitofobia

Este grupo de pacientes requerirá ser remitido a un psicólogo y en casos más extremos como la halitofobia, posiblemente sea necesario un tratamiento psiquíatrico. En algunos casos el uso de ansiolíticos, antidepresivos o antipsicóticos serán necesarios.

A continuación te dejamos una tabla que resume las causas más comunes de halitosis y sus tratamientos.

CausasTratamiento
Halitosis fisiológica: Edad, acumulación bacteriana, Mal aliento matutinoAdecuados hábitos de higiene oral, cepillado, uso de seda dental e irrigadores (en caso de ser necesarios) por lo menos dos veces al día. No olvides la lengua, las mejillas y el paladar.
La disminución en la producción de salivaConsumir abundante agua, chicles sin azúcar, suplementos para la xerostomía: saliva artificial
Consumo de alimentos ricos en sulfatos, tabaco y alcoholDisminuye o evita su ingesta. Prefiere alimentos como frutas y verduras a carnes y comidas muy grasas.
Halitosis después de un ayuno largoNo cesará solo con higiene oral, es necesario que consumas alimentos para detenerlo. Evita largos períodos sin comer, consume mucha agua.
Disminución en el flujo salival: XerostomíaBeber abundante agua, no consumas bebidas con cafeína. En cuanto sea posible, habla con tu médico para suspender los medicamentos asociados o sustituirlos, Estimula la producción con chicles o caramelos sin azúcar. Puedes utilizar saliva artificial. En casos extremos, la pilocarpina una vez al día
Halitosis patológica originada en la cavidad oral: caries, enfermedad periodontal, úlceras, abscesos.Debes visitar al odontólogo para el tratamiento adecuado. Empastes, tartrectomías, profilaxis, adecuación de aparatología, entre otros
halitosis patológica por causas extraoralesDebes ser remitido a un médico o al especialista correspondiente
Halitosis psicológica y halitofobiaRemisión a un psicólogo y en casos más extremos como la halitofobia posiblemente sea necesario un tratamiento psiquíatrico. Hay casos en las que se necesitará medicación

Algunos remedios caseros para tratar la halitosis en tu casa

propiedades curativas del té negro contra la halitosis

Los remedios caseros para la halitosis son recomendaciones o/y opciones rápidas para combatir este mal que puedes incluir en tu rutina diaria facilmente:

  • Mantén una dieta sana, trata de no mezclar almidones (patatas, pastas o pan) con proteínas.
  • Haz una elección adecuada para el postre, prefiere fruta asada e infusiones de hierbas aromáticas como la menta, el anís estrellado, la yerbabuena, la manzanilla, la albahaca, la ortiga, el hinojo y el tomillo.
  • Bebe abundantes líquidos, especialmente agua.
  • Aliméntate con verduras frescas y ricos en fibra, como zanahorias y brócoli, apio, y frutas como las manzanas porque tienen un efecto limpiador sobre los dientes.
  • Puedes presentar halitosis con regularidad cuando estás resfriado. Haz enjuagues de eucalipto con unas gotas de aceite esencial de ciprés. También puedes tomar una infusión de flor de malva cuatro veces al día o una nocturna de raíz de genciana seca con miel.
  • Si al levantarte tienes mal olor en tu boca intenta eliminar toxinas. Durante dos días, aliméntate con verduras cocidas o crudas.
  • Evita aquellos alimentos que al metabolizarse producen compuestos de sulfatos que causan mal aliento como el ajo, la cebolla, el puerro y el repollo. Disminuye los alimentos ricos en grasa y azúcar.
  • No olvides visitar por lo menos dos veces al año a tu odontólogo para que te alerte de manera temprana y trate cualquiera de las causas que te puedan producir halitosis.
  • Puedes hacerte un primer aseo en la mañana introduciendo tu cepillo dental en una disolución de bicarbonato de sodio en agua; esto neutralizará la bacterias que proliferaron durante la noche. No olvides la lengua.
  • Mastica perejil después de cepillarte, su clorofila disminuye la halitosis.
  • Puedes hacer enjuagues de agua con limón al levantarte, pero ten mucho cuidado con este remedio si tienes dientes sensibles. Las frutas ácidas aumentarán tu sensibilidad.
  • Haz enjuagues con vinagre de manzana diluido en agua cada noche. Este contiene ácido acético que baja el pH de la boca, evitando la proliferación de bacterias. De nuevo te alertamos que tengas cuidado si tienes dientes sensibles.
  • Enjuagues con aceite esencial de árbol de té y agua.

Para finalizar te dejamos un vídeo que te ayudará a aclarar algunas dudas.

El mal aliento o halitosis. ¿Por qué se produce?¿Cómo podemos quitar el mal aliento?¿qué tipos de halitosis existen?. Halitosis y reflujo gastroesofágico, halitosis y sinusitis, halitosis oral. #halitosis #malaliento #quitarmalaliento El mal aliento nos afecta a todos en uno u otro momento. En el siguiente vídeo de Medicina Clara con el Doctor Bueno podreis conocer de forma sencilla las causas y su tratamiento. Si os ha parecido interesante este vídeo no dejeis de darnos "1 me gusta" http://www.medicinaclara.tv (vídeo-diccionario MedicinaClara) http://www.facebook.com/MedicinaClara (facebook MedicinaClara) http://twitter.com/MedicinaClara (twitter MedicinaClara) http://plus.google.com/+medicinaclara/posts (Google + MedicinaClara) Medina Clara con el Doctor Bueno. Vídeos de medicina en Youtube explicados de forma sencilla. Consejos médicos interesantes de conocer por todos.
Halitosis: todo lo que necesitas saber para acabar con el mal aliento
5 (100%) 1 voto[s]

Referencias

Revista Scielo: Halitosis: Diagnóstico y tratamiento en atención primaria. Consultado el 20 de agosto del 2019.