Llagas o Úlceras Bucales: Tipos, causas, síntomas, tratamiento y mas

Revisión odontologíca

Las úlceras bucales, aftas o llagas bucales son lesiones que se localizan en la cavidad oral y representan una de las afecciones odontologicas más comunes.

A continuación Dentaly te enseñara qué son, cómo se desarrollan, y te daremos algunas recomendaciones para prevenirlas y tratarlas en casa.

Una llaga o úlcera bucal es algo de lo que normalmente no tenemos que preocuparnos. Casi siempre son lesiones benignas y desaparecen tan fácilmente como aparecen, pero suelen ser muy dolorosas. Se desarrollan con más frecuencia en la parte interna de las mejillas o los labios; también se pueden presentar en la encía o la lengua.

Podríamos decir que muy pocas personas no las han sufrido y aún así, cuando aparecen, en muchas ocasiones, no sabemos qué hacer. Aunque usualmente desaparecen por sí solas, hay varios remedios caseros con los cuales las aftas pueden sanar más rápidamente.

En raras ocasiones éstas son la manifestación de un problema de salud más serio, razón por la cual es importante tener presente las señales de advertencia.

En este artículo te vamos a explicar:

  • Cuáles son los diferentes tipos de úlceras bucales
  • Cuáles son sus causas
  • Cómo puedes tratarlas
  • Cuándo sería necesario recurrir a un doctor

¿Qué úlceras bucales?

Las llagas bucales son lesiones que aparecen en el interior de la boca (mejillas, labios, lengua, encías y paladar). Estas son conocidas también como aftaf o úlceras bucales. Suelen medir por lo general, no más de 4mm de diámetro, con bordes rojizos y un color más claro o amarillento en el centro. En ocasiones es posible que se desarrolle más de una a la vez.

A pesar de ser tan pequeñas, las úlceras en la boca (y en particular en la lengua) pueden producir un increíble dolor. Cualquiera puede desarrollarlas: uno de cada cinco británicos las sufre con regularidad.

La buena noticia es que no hay de qué preocuparse. Tienden a desaparecer en una semana o tal vez dos sin ningún tipo de tratamiento. El dolor que producen normalmente desaparece en un par de días.

Aunque en principio no necesitas hacer nada para tratar las úlceras bucales, hay cosas que puedes tener en cuenta para propiciar una rápida curación. Más adelante, te sugeriremos algunos consejos para tratarlas y prevenirlas.

Las úlceras bucales no son contagiosas, y no deben ser confundidas con la queilitis angular o el herpes labial. Este último ocurre al rededor de la boca o en los labios. A diferencia de las aftas bucales, el herpes labial puede transmitirse con gran facilidad de una persona a otra a través del contacto.

Diferentes tipos de llagas Bucales

Considerando los síntomas de los que acabamos de hablar, y algunos ocasionales, podemos diferenciar tres categorías principales de aftas:

  • Estomatitis aftosa recurrente

Las personas con esta condición presentan úlceras frecuentemente, entre 3 y 6 veces al año. Esto puede suceder durante varios años e ir desapareciendo gradualmente.

De la misma manera que las úlceras bucales, en los casos de estomatitis aftosa recurrente, las lesiones generalmente son más dolorosas en los primeros días de su aparición. Este tipo de afección tiende a desaparecer en cuestión de días.

No hay nada que pueda hacerse para curar esta condición, pero hay algunas formas de manejar los síntomas durante los brotes. Se cree que está relacionada con deficiencias del sistema inmunológico.

  • Afta gigante

Este tipo de úlcera es bastante rara, pero extremadamente dolorosa. Se pueden presentar una o varias llagas al mismo tiempo. Tienen un tamaño entre 1 y 5 cm. Su curación se espera que tome un mes o más. A menudo dejan cicatrices.

  • Ulcera miliar

Es relativamente rara. Este tipo de úlcera  aparece como una agrupación de muchas llagas. Una lesión puede componerse de varias docenas a la vez. Son muy dolorosas pero benignas, y sanan entre una y dos semanas.

  • Afta herpetiforme

El afta herpetiforme, está compuesta por múltiples úlceras bucales pequeñas que se juntan y forman una lesión grande.

¿Cuáles son las causas de las llagas bucales?

smile with colour braces

Las causas son a menudo desconocidas. Las úlceras simples generalmente se atribuyen a fatiga o estrés. En ocasiones son el resultado de algún tipo de trauma en el tejido bucal.

El uso de aparatos ortopédicos intraorales, los brackets, o dentaduras desadaptadas pueden causarlas.  También están asociadas a su formación los bordes afilados en dientes u obturaciones fracturadas.

Igualmente, podrían desarrollarse aftas con elementos o actividades que causan daños a los tejidos. A continuación ilustramos con algunos ejemplos:

  • Si accidentalmente muerdes tu lengua
  • Se resbala el cepillo de dientes mientras te cepillas
  • Introduces a tu boca alimentos muy calientes
  • Metes a tu boca elementos filosos o calientes

En algunos casos más complejos, la causa de las úlceras bucales es a menudo una condición de salud subyacente. Esto debido a deficiencias vitamínicas, problemas del sistema inmunológico o enfermedades sistémicas. Algunos ejemplos incluyen:

  • Una deficiencia de ácido fólico, hierro, zinc o vitamina B12
  • Estrés psicológico
  • Alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual
  • Supresión del sistema inmunológico
  • Alergias a algunos alimentos
  • Enfermedades del tracto gastrointestinal, como reflujo el gastroesofágico, la enfermedad celíaca y la enfermedad de Crohn
  • El Helicobacter pylori, el mismo que produce la úlcera gástrica
  • Reacciones alérgicas a medicamentos como antiinflamatorios, aspirina, etc.
  • Enfermedades de manos, pies y boca
  • Cáncer oral

Debes tener presente que aquellas personas que recientemente han dejado de fumar pueden presentar más úlceras de lo usual, pero es algo que normalmente mejora con el tiempo.

Tratamiento de las úlceras bucales

El tratamiento para las aftas en la lengua, encías o mejillas, casi siempre implica el uso de analgésicos y antisépticos. La mayoría se pueden administrar de forma tópica, como el gel antiséptico, ungüentos, spray o cremas.

El uso de estos tratamientos puede disminuir tu malestar y reducir las posibilidades de una sobreinfección mientras el cuerpo se encarga de sanar el área afectada.

Hay algunos pasos simples que puedes seguir para ayudar en el proceso de curación:

  • Usa un cepillo de dientes suave y cepillarte delicadamente
  • Evita consumir alimentos muy picantes, agrios o dulces
  • Consume comidas suaves
  • Toma líquidos con una pajilla (especialmente bebidas ácidas como el café, bebidas gaseosas y jugos de fruta)
  • Evita masticar chicle
  • Deja de usar polvo de carbón activado o pasta dental hasta que las aftas  hayan sanado
  • Evita consumir o introducir en tu boca alimentos o elementos demasiado calientes o filosos

Luego de que las úlceras han curado puedes retomar tus hábitos normales en comidas y bebidas. Asegúrate de hacerte chequeos dentales regularmente.

Otros tipos de úlceras bucales pueden requerir tratamientos con medicinas prescritas por tu doctor e incluso el uso de antibióticos. Ocasionalmente una úlcera regular puede infectarse y convertirse en un absceso oral, por lo que es mejor que tengas cuidado con ella desde su aparición.

¿Cuándo deberías visitar a un doctor?

Ten en cuenta que deberías ir al médico si:

  • Tienes un dolor severo
  • El dolor de la úlcera persiste por más de unos pocos días o empeora
  • Las úlceras no sanan luego de dos semanas
  • Presentas lesiones de más de 1 cm de diámetro
  • Tienes más de 4 lesiones a la vez
  • Te impiden comer
  • Estás presentando úlceras bucales a repetición (más de 4 veces al año)
  • Las úlceras sangran
  • Tienes fiebre o te sientes cansado
  • Tienes otras lesiones en el cuerpo

Finalmente, y como una consideración especial, si tienes una lesión que parece úlcera bucal pero no causa dolor y no sana en el tiempo regular, normalmente no debes considerarla como una úlcera. Debes consultar con tu doctor y examinarte para descartar otros problemas de salud oral.

Remedios Caseros para el tratamiento de las llagas bucales

Asumiendo que no tienes ninguno de los síntomas anteriores, puedes optar por tratar tu úlcera bucal en casa con productos naturales. Aquí te presentamos una variedad de ideas, que incluyen sustancias de uso tópico y enjuagues para probar, si deseas reducir el dolor, calmar la inflamación y mantener limpia el área afectada.

Tratamientos tópicos:

  • Agua caliente salada: Debes hacer gárgaras varias veces al día para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • Jugo de limón: Ten en cuenta que es una solución que producirá bastante ardor al usarla, pero te aliviará el dolor rápidamente, ya que los limones tienen propiedades anti-inflamatorias. Aplica con un bastoncillo (copito, cotonete) de algodón sobre la llaga esta solución 4 veces al día.
  • Cubos de hielo: El frío aliviará la inflamación y el dolor, haciendo que los vasos sanguíneos se contraigan, produciendo con esto una leve sensación anestésica.
  • Regaliz: Puede aliviar quemaduras y es un excelente agente cicatrizante y antiinflamatorio. Puedes conseguirlo en forma de parches y adherirlos directamente sobre la úlcera en tu boca. No te preocupes, el parche no impide que puedas hablar o comer.
  • Té negro: Rico en taninos, el té negro tiene propiedades analgésicas. Humedece una bolsita de té en agua caliente y luego déjala enfriar, aplícala sobre la llaga por unos pocos minutos.
  • Vinagre de cidra: usando un bastoncillo de algodón, aplica un poco directamente sobre la úlcera bucal.
  • Aceite esencial de árbol de té: toma un bastoncillo de algodón y aplícalo 3 veces al día por no más de 3 días.
  • Aceite esencial de Magnolia: Diluye aceite de Magnolia en un poco de aceite de oliva, humedece un bastoncillo de algodón y aplícalo directamente sobre la llaga.
  • Aceite esencial de árbol de té: con un bastoncillo de algodón, aplica 3 veces al día por no más de 3 días.
  • Arcilla: Con la ayuda de un bastoncillo de algodón, extiende un poco de arcilla verde sobre toda el área de la úlcera y mantenla allí tanto tiempo como sea posible.
  • Propóleo: Esta es una de las sustancias producto de la recolección de las abejas, tiene componentes que son antiinflamatorios, curativos, antisépticos, analgésicos y purificantes. Puedes masticar una barra de propóleo y mantenerla en tu boca el mayor tiempo posible. También puedes hacerte un masaje en el área afectada con una solución de aceite de propóleo, o usarla como enjuague bucal.

El mejor remedio para las úlceras bucales podría variar de una persona a otra, así que intenta con algunos de estos tratamientos y mira cuál de ellos podría beneficiarte más.

Si el dolor es muy molesto a la hora de comer, puedes probar aplicando directamente sobre las lesiones un poco de anestesia de uso tópico unos minutos antes. También puedes hacerlo antes de aplicar algunos de los tratamientos anteriores para que sea menos molesto.

Enjugues para el tratamiento de aftas

Las úlceras linguales pueden ser particularmente dolorosas, especialmente cuando se frotan contra los dientes y el paladar al hablar. Hay enjuagues, que son fáciles de hacer en casa,  te ayudarán a reducir el dolor y el riesgo de infección.

A continuación te enseñamos a preparar algunos de ellos:

  • Enjuague bucal de bicarbonato de sodio y sal: Alivia el dolor y reduce el riesgo de infección. Toma medio vaso y agua y agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio (o soda común) y una de sal. Haz gárgaras con esta solución durante 5 minutos de 3 a 4 veces al día.
  • Enjuague bucal con arcilla verde: Diluye una cucharadita de arcilla verde en un vaso de agua tibia y úsalo como enjuague bucal al menos una vez al día.
  • Enjuague de gordolobo: El gordolobo es una planta medicinal que tiene propiedades antiinflamatorias y antibióticas, te ayudará a calmar las irritaciones y el dolor. Vierte una copa de agua hirviendo sobre una cucharada de flores secas de gordolobo y déjalas reposar durante 10 minutos. Fíltralas y úsalas como enjuague bucal.

Cómo tratar a un bebé o a un niño con úlceras bucales

Las llagas bucales pueden aparecer a cualquier edad, los bebés o los niños no están exentos de ello. De hecho, las aftas son muy comunes en los niños entre 1 y 3 años.

Si notas que tu hijo frunce el ceño de dolor y llora cuando trata de alimentarse, revisa si tiene lesiones en la boca. El dolor puede crear molestias al masticar, tragar o cepillar sus dientes.

Así como con las aftas en los adultos, por lo general son benignas y desaparecer por sí solas. Pueden ser causadas por ciertas comidas, medicinas o una alteración del sistema inmunológico asociada a alguna enfermedad infantil.

Ten en cuenta las mismas precauciones mencionadas anteriormente. Lleva a tu hijo al doctor si las úlceras persisten o si presenta varias al mismo tiempo.

Haz todo lo posible para prevenir daños en el tejido interno de la boca de tus hijos. Sabemos que no es fácil estar pendientes de todo lo que se introducen a la boca, pero cualquier cosa áspera, filosa o caliente que se introduzcan puede causar daño y el desarrollo de úlceras. Si los niños tienen el hábito de succionarse los dedos, recuerda cortar sus uñas regularmente.

Mientras una úlcera está curando, puedes aliviar el dolor según lo aconsejado por su pediatra. Evita alimentar al niño con alimentos muy calientes, dulces o picantes, esto puede intensificar el dolor.

Ten en cuenta que no todos los remedios caseros son aptos para los niños. Por ejemplo, debes evitar el uso el aceite esencial de árbol de té en niños menores de 3 años. Pídele un consejo a tu doctor o farmaceuta, aún si se trata de tratamientos naturales.

¿Cómo puedes prevenir las úlceras bucales y linguales?

No hay garantizada una forma de prevenir llagas bucales, pero hay algunas cosas que puedes hacer para reducir las posibilidades de que se desarrollen.

Claro está que la buena higiene es esencial. Usa un cepillo dental suave y ten cuidado cuando te cepillas para evitar hacer daño a tus encías. Usa hilo dental dental diariamente y visita a tu dentista con regularidad.

También puedes notar que ciertos alimentos, bebidas y algunos enjuagues irritan tu boca y provocan el desarrollo de llagas bucales. Esto no es lo mismo para todos, pero comúnmente incluyen los alimentos y bebidas salados, picantes, ácidos y demasiado calientes. Puede ser difícil encontrar una sola causa, pero si la descubres, obviamente deberías limitar su consumo.

Si te preocupa la aparición de aftas a causa del uso de brackets o aparatos ortopédicos intraorales, considera si hay otras opciones disponibles. En muchos casos existen algunos tipos de tratamientos ortodónticos y ortopédicos en el mercado que no necesitan recurrir al uso de elementos metálicos.

Si tienes una prótesis mal adaptada, o facturas de dientes u obturaciones dentales, recurre a tu dentista para que solucione el problema. Así evitarás que te provoquen daños en los tejidos y úlceras asociadas.

A continuación te presentamos un corto video con consejos útiles sobre el cuidado y prevención de las úlceras:

La doctora Patricia Cerda explica que las heridas o lesiones que nos aparecen dentro de la boca se les llama afta.

Conclusión

Las úlceras bucales casi siempre son benignas, pero pueden producir bastante dolor. Aunque deberían desaparecer por sí solas, podrías tratarlas. Esto, si quisieras hacer más rápido su proceso de curación, disminuir el malestar y el riesgo de infecciones subyacentes.

Las causas son difíciles de identificar así que, si no tienes algo claro, es mejor enfocarse en tratar el problema actual. Luego de ello podrías tomar precauciones para evitar que vuelvan a desarrollarse. Hay muchos remedios caseros que podrían ayudar al alivio del dolor y evitar una infección.

Debes tener en cuenta que si un afta es muy dolorosa, o no duele en lo absoluto, hay que buscar atención médica. Igualmente, si las úlceras persisten por más de dos semanas. Pueden ser el síntoma de otro problema de salud. Así que en caso de tener alguna duda siempre será mejor consultar a un especialista.

Llagas o Úlceras Bucales: Tipos, causas, síntomas, tratamiento y mas
5 (100%) 1 voto[s]

Referencias

Revista Scielo: Aftas de la mucosa oral. Consultado el 20 de agosto del 2019.

Revista Scielo: Úlceras orales recurrentes: Característica clínicas y diagnóstico diferencial. Consultado el 20 de agosto del 2019.