Anestesia dental: ¿cómo eliminar el dolor durante el tratamiento odontológico?

Anestesia dental

La anestesia dental se usa para eliminar el dolor en algunos tratamientos odontológicos. Es un procedimiento bastante habitual, pero genera algunas preguntas en los pacientes, sobre todo en los que sienten pánico por las agujas.

En este artículo de Dentaly abordamos algunas de las preguntas más fecuentes, como por ejemplo: ¿cuándo se suele utilizar?, ¿cuánto dura la anestesia dental?, ¿qué fármacos se usan?, ¿duele? También te explicaremos todo sobre las técnicas e instrumental que se usan, contraindicaciones, efectos secundarios y mucho más.

Saber más sobre la anestesiaoral te ayudará a manejar la ansiedad y a hacer que tu procedimiento dental sea mucho más cómodo.

Table of contents

¿Qué es la anestesia dental?

Dolor dental en la consulta

Por lo general, la anestesia dental es un fármaco que se administra con el objetivo de hacer desaparecer, o de disminuir el dolor, antes de algún procedimiento odontológico. la anestesia adormece o insensibiliza la zona a tratar, produciendo un bloqueo de los nervios. La insensibilización se logra deteniendo la capacidad del nervio implicado de transmitir al cerebro los impulsos con la información dolorosa.

En otras ocasiones, la anestesia dental también se utiliza con el fin de disminuir la ansiedad, especialmente en pacientes a los que la consulta odontológica les causa mucho estrés. El hecho de saber que no les va a doler, les procura relajación y tranquilidad.

En odontología, la técnica más usada es la anestesia local. Ésta insensibiliza solo la parte de la boca en la que se realizará la intervención, a diferencia de la anestesia general, usada en procedimientos quirúrgicos extensos donde el paciente se duerme y pierde la sensibilidad por completo.

Sedación vs Anestesia local

Estos dos términos no son sinónimos, ya que ambos implican resultados diferentes. Con la anestesia local o general se busca la disminución total de la sensibilidad de la zona a tratar. En cambio, con la sedación se busca la disminuir la ansiedad o el nerviosismo del paciente mediante un efecto sedante moderado o alto, dependiendo del tratamiento.

Este tipo de tratamiento ayudará tanto al paciente como al odontólogo a llevar a cabo el procedimiento con total tranquilidad. Tanto los fármacos que se usan en la sedación, como las técnicas de aplicación, son diferentes a los de la anestesia oral. Por eso se dice que aunque pretenden efectos semejantes, son dos procedimientos diferentes.

La sedación puede llevarse a cabo con medicamentos prescritos, que serán tomados por el paciente antes de la intervención. O directamente en el consultorio con fármacos como el óxido nitroso.

¿Qué tratamientos odontológicos suelen requerir anestesia oral?

Como ya hemos explicado, en odontología se suele recurrir a la anestesia local con bastante frecuencia. Por lo general, se utiliza en los tratamientos que generan mucho dolor, algún tipo de molestia o estrés al paciente.

Consulta con el dentista

Las intervenciones en los que más suele utilizarse son:

Hay situaciones en las que el dentista utiliza anestesia tópica. Se trata de un tipo de anestesia dental que se usa en lesiones superficiales de la mucosa y las encías, como en las llagas bucales, lesiones por herpes y accidentes como quemaduras o mordeduras, entre otros.

La anestesia también puede utilizarse en pacientes ansiosos. Hace que estén más cómodos al saber que no sentirán molestias en el momento de la verdad.

Para intervenciones más extensas, como cirugías maxilofaciales, o en pacientes de difícil manejo con tratamientos complicados —pacientes con limitaciones mentales o niños con tratamientos largos—, podría ser necesario someter al paciente a anestesia general o sedación total o parcial.

Este tipo de anestesia deberá ser administrada por especialistas en la materia, y muchos de estos tratamientos deben ser realizados en un quirófano.

Es importante la confianza que tengas en tu dentista. Por lo general, él sabrá los casos en los que la anestesia es indispensable, y seguramente te sugerirá, con bastante atino, cuándo es o no conveniente su aplicación.

Tipos de anestesia dental

Existen varios tipos de anestesia dental. También muchas formas de clasificarla, como por ejemplo:

  • Según el alcance de la anestesia
  • Según la forma de administración del medicamento
  • Según adiciones de medicamentos vasoconstrictores
  • Según la molécula que compone la anestesia

Clasificación según el alcance de la anestesia

La primera clasificación se relaciona con el alcance que se desea de la anestesia. Puede dividirse en dos tipos, local o general

Anestesia local

Anestesia local

Se define como la aplicación tópica o inyectada de un agente anestésico. Con él, se pretende reducir totalmente la sensibilidad, de manera temporal, en cualquier parte del cuerpo, sin necesidad de que el paciente pierda el conocimiento.

Se usa en tratamientos relativamente simples.

En la cavidad oral este tipo de anestesia se subdivide en otros dos grupos:

  1. Anestesia infiltrativa: se aplica directamente, o muy cerca del sitio a intervenir. Por ejemplo, si se necesita anestesiar solo un diente, este tipo de anestesia se limita a una sección pequeña circundante al diente a tratar.
  2. Anestesia troncular: con este tipo se pretenden adormecer zonas un poco más grandes. Para ello, se hace un bloqueo directamente al nervio que da sensibilidad a una zona. Por ejemplo, en las exodoncias de las cordales, o para anestesiar todo un lado del paladar o maxilar.

Anestesia general

A este grupo pertenece el conjunto de medicamentos que seda durante un largo tiempo al paciente de manera completa. Mientras tanto, se sostiene respiratoriamente al paciente por medio de una cánula. La anestesia general en odontología se usa en tratamientos más complicados y largos, y se realiza con la ayuda de un anestesiólogo en un quirófano.

Según la forma de administración del medicamento

Otra forma de clasificación se refiere a la forma de administración del anestésico, y se puede dividir en los siguientes grupos:

Aguja de anestesia

Anestesia intramuscular o inyectada

Como su nombre indica, este tipo de anestesia requiere que el medicamento sea inoculado al paciente por medio de una inyección. Se usa con frecuencia en tratamientos que van a producir dolor y que de otra forma serían muy difíciles o imposibles de realizar.

 

Administración tópica

Son anestésicos en forma de spray, geles o ungüentos, que son aplicados directamente sobre la zona que se quiere sedar, sin necesidad de inyectarse.

Este tipo de anestesia tiene un efecto muy superficial. Sólo se recomienda en casos de lesiones de la mucosa oral como úlceras y herpes, y accidentes como quemaduras o laceraciones, que produzcan gran molestia al comer o realizar la higiene oral.

En muchos casos, también se utiliza con el fin de minimizar el dolor y para favorecer la aplicación de la anestesia inyectada.

Según las adiciones de medicamentos vasoconstrictores

Esta es una clasificación que tiene bastante importancia durante la práctica clínica. Aquí, sa se agrupan los anestésicos según contengan o no sustancias vasoconstrictoras:

  1. Anestésicos que contienen agente vasoconstrictor
  2. Anestésicos que solo tienen como compuesto activo agentes anestésicos.

Obviamente hay diferencias entre estos dos grupos de anestésicos.

La mayoría de los anestésico están relacionados con un efecto vasodilatador. Esto significa que produce un aumento del tamaño de los vasos sanguíneos, y por tanto, un aumento el sangrado de la zona afectada. Esto a su vez disminuye la duración del efecto del anestésico.

En muchas ocasiones, con el fin de revertir este efecto, se añade a la fórmula original un agente vasoconstrictor. El más usado es la epinefrina. Con este medicamento, y los efectos que produce, se busca disminuir el sangrado y aumentar la duración del efecto del anestésico.

Aunque esta adición es favorable para muchas situaciones, habrá ocasiones en las que esta adición es inadecuada para algunos pacientes, como aquellos con problemas hipertensivos o arritmias cardíacas.

Clasificación según la molécula que compone la anestesia

Durante el tiempo de uso de la anestesia se ha recurrido a medicamentos con diferentes componentes que producen el efecto de adormecimiento. La elección del producto que se va a utilizar obedece a parámetros tales como:

  • La duración del efecto
  • La toxicidad
  • Los efectos secundarios 
  • El período de acción o ventana terapéutica, el tiempo de trabajo que permite el efecto de la anestesia.
  • La profundidad a la que actúa.

A continuación, te enseñamos los grupos que se han usado para la anestesia dental:

Anestésicos del grupo Amida

Es es tipo de anestésico más usado actualmente en odontología. Son los más seguros y los que presentan mayor duración en el efecto anestésico.  A este grupo pertenecen:

La lidocaína es el tipo de anestesia más usado actualmente en odontología

1) La lidocaína

Es, posiblemente el anestésico más usado en este momento. Tiene un alto porcentaje de eficacia y seguridad. Por eso, profundizaremos más en su descripción.

La lidocaína se puede encontrar en el mercado como: xylocaína, octocaína, etc. Generalmente se utiliza en una fórmula que contiene epinefrina al 1:80.0000 y lidocaína al 2%.

Es un medicamento de duración media, que lo hace adecuado para la mayoría de procedimientos odontológicos. Su efecto puede lograrse después de 1-3 minutos y puede durar hasta 2 horas, dependiendo de si tiene o no vasoconstrictor.

A continuación, te dejamos un cuadro que te muestra el máximo de lidocaína que debe utilizarse según el peso, expresado tanto en concentración como en el número aproximado de carpules que deben administrarse.

PesoConcentración/Mg# de tubos
10441
20882
301323.5
401764
102206
602647
703008
803008
903008
1003008

Su desventaja se reduce a un poco más de  molestia que otros anestésicos en el momento en el que es inyectado.

2) La prilocaina y mepivacaina

A diferencia de la mayoría de los anestésicos, que tienen una acción vasodilatadora (que produce sangrado), estos dos medicamentos tienen una acción vasoconstrictora (reduce el tamaño de los vasos disminuyendo así la irrigación sanguínea y el sangrado).

Por esta razón su efecto dura por más tiempo que otro tipo de anestésicos sin otros medicamentos añadidos. Aunque presenta baja toxicidad pueden causar hipotensión como efecto secundario debido a su efecto vasoconstrictor.

3) La bupivacaína

Es un anestésico de larga duración que suele usarse con gran éxito en procedimientos quirúrgicos más extensos. Debe cuidarse la dosis inoculada, ya que el exceso de ésta puede causar efectos colaterales, como depresión cardíaca o arritmias. Se ha comprobado que además ayuda a controlar el dolor pos-operatorio.

4) La Etidocaína

Es también un anestésico de larga duración, pero con menos efectos colaterales que la bupivacaína. Sin embargo,  su uso se asocia a un sangrado profuso, que puede dificultar la intervención. Al igual que la bupivacaína, este anestésico tiene grandes ventajas en el control del dolor después de un procedimiento quirúrgico.

Anestésicos del grupo éster

Este grupo de anestésicos se ha reducido al uso tópico durante la consulta odontológica. Estos han sido reemplazados por los del grupo amida, ya que se ha demostrado una mayor efectividad con menores efectos colaterales.

Entre estos están:

  • La procaína
  • La tetracaína
  • La benzocaína 

¿Cómo se pone la anestesia dental?

El éxito de la anestesia dental depende en gran medida de la realización de una adecuada historia clínica

La aplicación de la anestesia local odontológica tienen protocolos debidamente determinados y estudiados para cada situación.

Para ello, se tienen en cuenta las características de cada caso particular, la historia clínica del paciente, la edad, posibles interacciones con otros medicamentos, o con enfermedades sistémicas preexistentes, alergias y características psicológicas como el estrés, el miedo al dentista o problemas psiquiátricos.

Dependiendo de la historia médica, y el procedimiento a realizar, el dentista tomará la decisión de qué tipo de fármaco se debe administrar y la técnica con la que debe realizarse.

Pasos para la aplicación de anestesia local intraoral

Para la adecuada aplicación de la anestesia dental, por lo general, se siguen los siguientes pasos:

  1. Realización de una adecuada historia clínica.
  2. Determinar, según la clase de tratamiento y la historia del paciente, el tipo de fármaco a utilizar.
  3. En muchas ocasiones los especialistas utilizan algún tipo de anestesia tópica para adormecer los tejidos blandos y disminuir el impacto del pinchazo.
  4. Después de unos minutos, el dentista aplica el anestésico mediante la inyección del fármaco en los tejidos. Dependiendo de la extensión de la zona a adormecer, ésta se aplica directamente (infiltrativa) o un poco alejado de la zona a tratar (troncular). 
  5. Gran parte del éxito de la anestesia dental, y el proceso posterior de cicatrización, dependerá de: aplicar la menor cantidad posible, de la anestesia dental adecuada, para lograr el mejor efecto deseado.
  6. Tras unos minutos el odontólogo debe asegurarse de que la anestesia ha hecho efecto, si no es así procede a aplicar un poco más del fármaco.
  7. Luego de cerciorarse de que la zona se encuentra insensibilizada, el especialista tendrá carta abierta para iniciar el tratamiento.
  8. De acuerdo al tipo de tratamiento realizado, el dentista podrá recurrir o no al uso de analgésicos luego de finalizar la intervención.

Instrumental utilizado para la aplicación de anestesia dental

Instrumental para anestesia dental

Cuando nos referimos a la aplicación de la anestesia local intraoral no es necesaria la utilización de una gran cantidad de instrumental, este básicamente se reduce a:

  • Espejo intraoral para separar tejidos
  • Una jeringa de carpules, que es la que normalmente se utiliza para la anestesia oral.
  • Agujas: que vienen en varios tamaños.
  • Carpules de anestesia dental.
  • Y, en algunos casos, anestesia tópica.

Las agujas: para anestesia dental

Las agujas causan pánico en muchos pacientes. Son las que se encargan de inyectar el medicamento en los tejidos. Se fabrican en acero inoxidable, con alta resistencia a las fracturas, son estériles y de un solo uso (desechables). Y sus características hace que duelan muy poco.

agujas hipodérmicas-aguajas dentales

La mayoría de las jeringas para anestesia dental tienen un diámetro externo de 0.4mm. En realidad son bastante delgadas, mucho más que una aguja hipodérmica normal.

A diferencia de las agujas intramusculares, que son más rígidas y gruesas, las agujas orales son más flexibles y delgadas, lo que entre otras cosas disminuye en gran medida el dolor al introducirla al tejido.

Las agujas tienen un bisel afilado en la punta que favorece la penetración al tejido con un mínimo de dolor.

Después de varios usos, este bisel puede perder su filo, haciendo más difícil su penetración al tejido. En estos casos lo mejor será cambiar de aguja durante el procedimiento después de 4-5 usos.

Agujas anestesia largos

Las jeringas para anestesia dental se pueden encontrar en 2 tamaños:

  • Largas, entre 32 y 38 mm.
  • Cortas, de aproximadamente 10 mm.

¿Duele la anestesia dental?

Te estaríamos mintiendo si te dijéramos que la anestesia inyectada es totalmente indolora. Pero es algo completamente soportable.

Ten en cuenta que la anestesia se administra con la intención de que no sientas dolor en tratamientos que de verdad podrían ser bastante molestos, y a veces casi intolerables. Así que merece la pena sufrir ese mínimo.

En la mayoría de los casos el dolor de la inyección de la anestesia dental no se produce al pincharte con la aguja. Como dijimos anteriormente, las agujas dentales son bastante delgadas. La molestia más grande, en realidad, ocurre en el momento en el que comienza a introducirse el líquido.

Existen algunas técnicas que te ayudarán a que la molestia de la aplicación de la anestesia sea mucho menor.

El hecho de que tu dentista inyecte la anestesia poco a poco, te pida que respires profundamente cada vez que va a introducir algo más de líquido, y te distraiga con algunas maniobras que él ya conoce, te ayudará a disminuir la intensidad del dolor durante la inyección. También puede aplicar un poco de anestesia tópica antes del pinchazo.

Así que si eres de los que sufren terror al ver una aguja, mejor cierra los ojos, respira profundo y deja que tu dentista actúe lo antes posible. Así, serás anestesiado sin casi darte cuenta y estarás listo para un tratamiento sin dolor.

¿Cuál es la dosis indicada de anestesia dental?

Anestesia dental

Para lograr el mayor efecto anestésico local posible con el menor número de efectos colaterales es necesario aplicar las dosis correcta en las concentraciones adecuadas.

En realidad, la dosis máxima permitida para cada paciente dependerá de las condiciones del paciente y del tipo de anestesia a utilizar.

Por ser de los anestésicos más usados, a continuación explicaremos un poco más en detalle las dosis de la lidocaína:

  • Cuando se usa lidocaína al 2% con 1:80.000 lo ideal es no excederse de 25 ml (500 mg) en adultos. Esto es igual a cuatro y medio cartuchos (carpules, en la presentación más común) del medicamento. Lo que se busca es que la dosis no exceda los 180-192 mg de lidocaína o los 2,57-2,82 ml/Kg de peso del paciente. Para una mejor comprensión puedes remitirte nuevamente al cuadro anterior, en el apartado sobre la lidocaína, donde expresamos las dosis según la concentración y el peso del paciente.
  • En pacientes comprometidos sistémicamente, se recomienda usar alrededor de un cartucho de anestesia.
  • De igual manera hay que tener cuidado con su uso en niños. En estos caso es necesario tener en cuenta la dosis por kilogramo. Siempre será preferible recurrir a varias citas, en lugar de administrar una gran cantidad de anestesia con la idea de realizar muchos tratamientos en una sola.

A continuación te dejamos un cuadro con las dosis máximas por kilogramos de otros anestésicos usados en odontología, vale aclarar que en el cuadro aparecerá un recuadro para 70-100 kg, y es porque a partir de 70 kg ya que considera un estándar la dosis máxima a pesar del peso.

Tipo de anestesiaDosis máxima en tubos para un paciente de 10 kilosDosis máxima en tubos para un paciente de 50 kilosDosis máxima en tubos para un paciente de 70-100 kilos
Prilocaína145.5
ArticaínaNo es propia para niños37
Bupivacaina1.5710
Etidocaína31515
Procaína1.579

¿Cuánto dura la anestesia dental?

Niña sonriendo con un reloj y un cepillo dental

Depende de muchos factores, como el tipo de anestesia, la zona a adormecer y el estado del paciente, entre otros.

  • Con la mayoría de los anestésicos inyectados de duración media, como casi todas las amidas que contienen vasoconstrictor, se espera que el entumecimiento del diente y su zona circundante dure alrededor de 2 a 3 horas. En tejidos blandos como la lengua y los labios este efecto puede alargarse hasta 5 horas.
  • Para la anestesia tópica se espera una vida media de 30 minutos aproximadamente.
  • La máxima analgesia después de la aplicación del anestésico puede alcanzarse alrededor de los 14 minutos de aplicación y se espera que se pueda trabajar por 1,5 horas aproximadamente, antes de que poco a poco comiencen a regresar algunas sensaciones.

Pero esto no es una ley escrita. En muchos casos la respuesta del paciente puede variar, haciendo que el efecto se alargue o se acorte de maneras bastante diferentes.

¿Qué puede fallar durante la aplicación de la anestesia dental impidiendo que actúe?

evita los errores mediante una adecuada historia médica.

Cuando se administra la anestesia dental hay varias cosas que pueden fallar, y hacer que no se logre el efecto deseado. ¿Qué puede ocurrir?

1) Problemas por la técnica de aplicación:

  • Una técnica inadecuada de aplicación debido a un conocimiento inadecuado de la anatomía oral. Por ejemplo aplicarse más arriba o abajo de la salida del nervio a insensibilizar.
  • Anatomía alterada del paciente, que las salidas nerviosas no estén donde normalmente se localizan.
  • Uso de instrumental inadecuado.
  • Administración de una cantidad insuficiente de anestesia.

2) Fallos que dependen de la situación del paciente

La anestesia puede fallar, también, debido a algunas características poco favorables del paciente:

  • El efecto de la anestesia intraoral puede verse disminuido en situaciones de pacientes muy ansiosos.
  • Alergias al medicamento anestésico.
  • Un pH del tejido alterado, como en casos de inflamación o infección. En estas condiciones el pH disminuye bastante, reduciendo la respuesta del tejido a la anestesia.
  • Algunos consideran que la inflamación produce una respuesta exagerada al dolor lo que cambia la respuesta normal de los nervios circundantes. Esto implica la aplicación de una concentración mayor de anestesia para lograr un buen efecto.

3) Problemas con el producto usado

No solo pueden presentarse problemas propios del paciente o con la técnica, las características del medicamento usado también pueden alterar la respuesta de los tejidos:

  • El uso de productos vencidos o alterados
  • Inoculación insuficiente del medicamento

¿La anestesia dental conlleva algún riesgo?

Consulta odontologica

Aunque la administración de la anestesia local oral suele ser un tratamiento que no entraña riesgos, ningún tratamiento invasivo está 100% libre de ellos.

Las técnicas para la anestesia se han estandarizado de manera bastante clara, y las cantidades y las concentraciones utilizadas son muy bajas como para representar un alto riesgo para el paciente.

Para que estés más tranquilo, y para ponerte un poco en contexto, te señalaremos que en un estudio en el que se administró anestesia local en 1.500.000 pacientes por 5 años, la complicación más severa presentada fue de un síncope en uno de cada 142 pacientes.

A continuación, te mencionamos algunos de los riesgos a los que se expone el paciente que se someterá a la administración de un anestésico dental:

Dolor inmediato

Al administrar la anestesia dental se presenta cierto dolor inmediato debido a las siguientes causas:

  • Siempre va a existir un menor o mayor grado de disconfort asociado a la inyección del medicamento en tus tejidos. Se espera que ceda en el momento en el que deja de inyectarse líquido en tus tejidos o en el que la anestesia hace efecto.
  • Este dolor puede reducirse, en gran medida, mediante la aplicación de anestesia tópica antes de la inyección, y con el uso de las agujas adecuadas, de diámetro menor, usadas en la consulta odontológica.
  • El dolor inmediato también puede presentarse por la laceración de un nervio durante la inoculación del medicamento.
  • Después de pasado el efecto de la anestesia el dolor puede prolongarse por horas o días, hasta que el nervio se recupere. Pero es una complicación bastante rara.

Fractura de la aguja durante la punción

Es un accidente que ocurre cada vez con menos frecuencia. El uso de agujas de excelentes materiales disminuye significativamente el porcentaje de fracturas. También es necesario que el paciente no haga movimientos bruscos durante la inyección, para evitar esfuerzos indeseados en el material de la aguja.

Cabe anotar que la extracción de los restos de la aguja no es una cuestión fácil, y no siempre es posible. Es necesario remitir al paciente a un hospital para que se realicen los procedimientos necesarios.

Hematoma

Puede ocurrir que durante la inyección se produzcan algunas laceraciones en los vasos sanguíneos circundantes, lo que produce un sangrado interno y con ello viene algún tipo de hematoma.

Esto ocurre especialmente con pacientes que tienen alteraciones en la coagulación, bien sea sistémica, como la hemofilia, o química, como con los pacientes anticoagulados. Por lo general, no representa ningún problema mayor. Es cuestión de esperar algunos días a que el hematoma desaparezca por sí solo.

Parálisis facial, del velo del paladar o los párpados

Parálisis facial por anestesia local en odontología

Puede ocurrir una parálisis facial, como respuesta de algunos de los nervios al ser estimulados durante la inyección del medicamento, o cuando por alguna razón la glándula parótida recibe el anestésico.

El paciente puede sentir dificultad para tragar, hablar, respirar, cerrar los párpados y desviación de una parte del rostro, entre otras.

En realidad es un accidente bastante raro. Aunque es incómodo, solo durará mientras persista el efecto de la anestesia. En el caso del nervio inferior, su recuperación puede darse luego de algunas horas o pocos días.

Con relación a la parálisis del velo del paladar, esta tiende a ser bastante molesta, ya que limita acciones como hablar o tragar. En casos aún más extraños, la parálisis del velo del paladar, con dosis altas de anestesia, puede producir problemas para respirar.

Por lo general estas habilidades se recuperar al pasar el efecto del medicamento.

A continuación te mencionaremos otras complicaciones que pueden presentarse, no sin antes recordarte que todo esto no es para que te espantes y desistas de tu tratamiento, ten en cuenta que los riesgos son bastante bajos. El fin es informate y que te prepares adecuadamente para el procedimiento:

Complicaciones locales

  • Isquemia de los tejidos: es propio que, al inyectar anestésicos que se acompañan de vasoconstrictores, se disminuya el riego sanguíneo de la zona afectada, y esta sea vea bastante pálida. Esto es más un signo que una complicación y rápidamente el tejido volverá a su estado normal.
  • Persistencia de la anestesia: cuando un nervio se lesiona durante la infiltración puede persistir el efecto anestésico durante bastante tiempo, hasta que el nervio se recupere. Por desgracia, la tasa de recuperación es bastante lenta. Así que prepárate para unas semanas o meses de recuperación.
  • Infección post anestesia: puede relacionarse con bacterias en el líquido inoculado en el ambiente operatorio o venir de la boca del paciente. Sabemos que es un ambiente que no es posible desinfectar totalmente.
  • Automordeduras: es un efecto bastante común, como respuesta a la sensación extraña que el tejido anestesiado representa para la persona. Es cuestión de informar bien al paciente y este colabore evitando morderse la zona adormecida.
  • Alveolitis: aunque aún no se ha determinado con certeza, la alveolitis parece que puede asociarse a un uso excesivo de anestésico con vasoconstrictor.

Complicaciones sistémicas

Tratamiento para la hipersalivación

  • Toxicidad: estos casos están asociados a una sobredosis excesiva, o una alta sensibilidad del paciente al medicamento. Es una complicación extremadamente rara. Esta complicación disminuye aplicando las cantidades y las concentraciones adecuadas para cada caso.
  • Arritmia cardíaca, con alguna frecuencia, debido al vasoconstrictor que tienen algunos tipos de anestesia, se puede elevar el ritmo cardiaco. Esta acción no debería durar más que unos pocos minutos. Si lo notas por favor menciónalo a tu dentista
  • Alteraciones del sistema nervioso central: puede presentarse excitación o depresión respiratoria.
  • Reacciones alérgicas: se han reportado, en muy bajas proporciones, y la mayoría de ellas con anestésicos orales de uso tópico. Pueden observarse desde leves respuestas en el tejido vecino hasta shocks anafilácticos. Debe ser tratada cuanto antes para evitar mayores complicaciones.

¿Cómo evitar las complicaciones durante la administración de la anestesia oral?

Aunque existen algunos casos para los que no es posible determinar con anterioridad una respuesta desfavorable a la anestesia, sí existen algunas formas de disminuir al máximo los riesgos. A continuación te contamos algunos medios para lograrlo:

  • Realizar una exhaustiva historia clínica, que tenga en cuenta todos los riesgos que tenga el paciente.
  • No exceder la dosis máxima de anestesia según el peso del paciente.
  • Usar anestésicos con bajas dosis añadidas de vasoconstrictores.
  • Estudiar cada caso particular y hacer uso del tipo de anestesia según cada uno.
  • Una adecuada comunicación paciente-especialista será de vital importancia. En el momento en el que el paciente sienta algo extraño debe informar a su dentista, a tiempo se puede evitar que muchas síntomas escalen a problemas mayores.

Como te explicamos anteriormente, cuando se administra anestesia inyectada se trata de una acción invasiva, así sea menor, y esto siempre representará algún tipo de riesgo para el paciente tratado.

¿Cuál es la relación del efecto de la anestesia con la ingesta de otros medicamentos?

Tratamiento farmacológico de la sialorrea

En general los anestésicos orales no tienen interferencia con la mayoría de los medicamentos, y no representan un riesgo para el paciente. Pero existen unos pocos casos que vale la pena ser mencionados.

Te contamos que, entre otros, teniendo en cuenta la alta incidencia de su uso, para personas que están tomando analgésicos como AINES o aspirina, y antibióticos, el efecto de la anestesia es menor, haciendo así que sea necesaria la administración de dosis más altas de anestesia.

En pacientes que ingieran algún tipo de beta-bloqueadores, debe evitarse el uso de anestesia con vasoconstrictor, ya que pueden tener alguna reacción adversa.

Hay ocasiones en las que la vasoconstricción es necesaria a pesar de todo, serán casos en los que la anestesia debe aplicarse con cautela y en pocas cantidades observando la respuesta del paciente a ellos.

Relación de la administración de la anestesia dental con enfermedades sistémicas y contraindicaciones para su administración

Hay algunos hallazgos en la salud del paciente que pueden interferir con el efecto de la anestesia intraoral.

Con relación al estado de la cavidad oral, se ha documentado ampliamente que la anestesia suele fallar, en un más alto porcentaje, en los casos en los que existe algún tipo de infección o inflamación, como en endodoncias por necrosis pulpar o abscesos.

Como ya habíamos mencionado, estos obligan a aumentar la cantidad o concentración de anestésico utilizado.

Contraindicaciones para el uso de la anestesia dental

Aunque, por lo general, el uso de los anestésicos no representa un riesgo alto para los pacientes, existen algunos casos en los que su uso está contraindicado.

  • Si al momento de realizar la intervención el paciente presenta una presión por encima de 200/115 mm/Hg.
  • Y si es menor, pero se trata de un paciente con hipertensión, lo mejor es tener un cuidado excesivo y en cuanto sea posible esperar a que la hipertensión esté lo más controlada posible.
  • Es necesario tener mucho cuidado con el uso de anestésicos con vasoconstrictor en pacientes hipertensos, por sí sola la epinefrina induce un aumento en la presión arterial, situación que se puede complicar en pacientes con presión arterial alta.
  • Existe una contraindicación absoluta para la utilización de anestésicos con vasoconstrictores, y es el caso de pacientes con tirotoxicosis. Estos pueden producir hipertensión, delirio y hasta colapso vasomotor.

La anestesia dental en el embarazo

Embarazo y anestesia dental

Según la ADA, la anestesia puede usarse con tranquilidad en el embarazo, ya que es segura tanto para la mujer como para tu bebé.

Según un estudio llevado a cabo por la ADA en 2015, se realizaron tratamientos odontológicos a dos grupos de madres gestantes. A uno se le aplicó lidocaína y el otro fue intervenido sin anestésicos.

En conclusión no se encontró ninguna diferencia entre ambos grupos con relación al desarrollo normal de su embarazo:

“Nuestro estudio no identificó ninguna evidencia de que el tratamiento dental con anestesia es dañino en el embarazo”

“Nuestra meta era determinar si había riesgo significativo asociado con el tratamiento con anestesia y los resultados del embarazo. No encontramos ningún riesgo de ese tipo”.

De igual manera, no hay cambios durante la lactancia. Si es necesario realizar cualquier tratamiento, la anestesia de preferencia debe ser la lidocaína sin epinefrina, así la madre podrá seguir alimentando a su bebé sin preocupaciones.

Bueno, te hemos dejado un amplio recuento de los temas más importantes relacionados con la administración de la anestesia dental, esperamos que muchas de tus dudas hayan quedado resueltas. De lo contrario puedes dejarnos un comentario y trataremos de resolverlo para ti.

Finalmente te dejamos un corto video que resume las características principales de la anestesia oral, esperamos que te ayude a comprender mejor el tema.

anestesia en odontologia
Valora este articulo

Referencias

Revista Scielo: Riesgos y complicaciones de anestesia local en la consulta dental: Estado actual. Consultado el 6 de noviembre del 2019.

Universidad de Concepción: Anestésicos locales: Su uso en odontología. Consultado el 6 de noviembre del 2019.